El Pleno del Ayuntamiento de Valencia prohibe los festejos populares

Festejo del toro embolado
Festejo del toro embolado

El Pleno del Ayuntamiento de Valencia celebrado el jueves 30 de junio ha rechazado la anulación del acuerdo de la Junta de Gobierno que prohibe la celebración de festejos de toros embolados en Valencia y sus pedanías.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valencia, integrado por Compromís, PSPV y València en Comú y presidido por el alcalde Joan Ribó, se ha ratificado en su decisión de prohibir, a partir del 30 de junio, la celebración de «bou al carrer» y «bou en corda» en la ciudad y en sus pedanías por considerar que este tipo de festejos taurinos supone «maltrato» y «sufrimiento» para los animales que participan en ellos.

Sólo el Partido Popular ha votado a favor de la celebración de este tipo de espectáculo taurino tradicional y emblemático en toda la Comunidad Valenciana, siendo sorpresiva la abstención de Ciudadanos tras las muchas reuniones mantenidas con representantes de las peñas y la Federación de Bous al Carrer, en las que aseguró un apoyo que a la hora de la verdad ha brillado por su ausencia.

Por primera vez en un Pleno del consistorio valenciano hasta siete asociaciones diferentes, protaurinas y antitaurinas, han tenido voz en el mismo, siendo significativa la postura del «Colectivo Animalista Sense Por» al asegurar que el bou embolat «es sadismo que proviene de una corriente política de corrupción» y proponer a los peñistas organizar “políticos corruptos embolados», mientras que Gloria Tello, concejala de Compromís e impulsora de la prohibición, volvió a insistir en que “la tortura no se debate y el maltrato no se somete a consulta porque los derechos fundamentales no se debaten».