Escribano, intervenido, sigue muy grave

El diestro de Gerena se encuentra estable en la UCI después de que un toro le arrancara la femoral

Manuel Escribano en el hospital del Perpetuo Socorro de Alicante
Manuel Escribano en el hospital del Perpetuo Socorro de Alicante

El diestro de Gerena se encuentra estable en la UCI después de que un toro le arrancara la femoral

Manuel Escribano fue intervenido, en la mañana de ayer, por segunda vez tras la cornada que sufrió el pasado sábado en la plaza de toros de Alicante debido a una ausencia de riego sanguíneo entre la rodilla y el pie. Según comentan fuentes cercanas al torero, la intervención fue más muscular que vascular, ya que debido a la fortaleza del músculo, éste presionaba las venas impidiendo su circulación. A pesar de haber perdido 1.5 litros de sangre, no se le ha practicado ninguna trasfusión de sangre por el riesgo de regularización de las venas safena y femoral. Los facultativos han preferido que la recuperación de sangre se produzca de manera natural.

El diestro se encontraba ejecutando la suerte suprema, cuando el astado, al sentir el acero, derrotó sobre el torero produciéndole una cornada, que según el parte médico firmado por el doctor José María Reyes, señala que el de Gerena presenta: «herida por asta de toro en Triángulo de Scarpa de 12-14 cm de profundidad que produce arrancamiento completo de vena femoral y de safena interna. Presenta asimismo evisceración de testículo izquierdo con pérdida de superficie escrotal. Cuadro hemorrágico severo con shock hipovolémico». Tras la cornada, Escribano fue conducido a la enfermería de la plaza de toros y, allí, se le practicó la primera operación quirúrgica. Posteriormente, se le trasladó al hospital del Perpetuo Socorro de Alicante donde se encuentra en este momento.

Según su gabinete de prensa «el diestro se encuentra estable aunque con dolores. Su evolución es favorable. Los médicos siguen manteniendo un pronóstico «muy grave», por lo menos hasta que la circulación de la pierna fluya correctamente. Las próximas horas van a ser decisivas».

El torero se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos donde permanecerá, por lo menos, 48 horas desde la última operación. Los médicos están pendientes de cómo evoluciona el riego sanguíneo de la pierna.

Su entorno se encuentra tranquilo ya que Manuel Escribano no ha presentado síntomas de fiebre y sus analíticas son buenas. «Él está consciente y animado a pesar de los dolores, pero no han pasado ni 24 horas de la cornada, es algo normal. Es una persona muy fuerte y ya ha preguntado cuándo es su próximo compromiso para torear», señala su encargada de prensa.