Historia

Espartaco afirma que sólo se vestirá de luces «en alguna ocasión muy especial»

El torero de Espartinas fue nombrado socio de honor del Club Taurino de Milán

Juan Antonio Ruiz "Espartaco", rodeado de varios socios en la inauguración de la nueva sede del club
Juan Antonio Ruiz "Espartaco", rodeado de varios socios en la inauguración de la nueva sede del club

Juan Antonio Ruiz «Espartaco» se convirtió el pasado sábado en el padrino de lujo del nuevo Club Taurino Italiano de Milan, en cuyo centro de la ciudad, se llevó a cabo una emotiva jornada en defensa de la Fiesta con la inauguración de la nueva sede de la institución, que cuenta ya con más de medio centenar de socios italianos.

Tras unas palabras de bienvenida del presidente de honor, Mario Cinato, Espartaco fue homenajeado y se le hizo entrega de una escultura del artista florentino Silvano Porcinai para celebrar su nombramiento como socio de honor del club. Acto seguido, el coloquio moderado por Paolo Mosole, presidente del Club Taurino de Milán, tuvo al diestro y ganadero de Espartinas como protagonista.

Así, Espartaco rememoró los momentos más importantes de su vida torera y se pudieron revivir en vídeo algunas de sus tardes históricas acompañando a la emoción de sus palabras. Los momentos mas intensos llegaron con una apasionada y contundente defensa de la Fiesta de los toros, que según el torero sevillano debería llamarse en realidad «Fiesta de protección de los toros», ya que «sin esta tradición no existiría el toro bravo» como ya no existe «en otros países, donde hace siglos había algunas formas de tradiciones taurinas» como, por ejemplo, en Italia.

Según Espartaco, todos los sacrificios que los toreros hacen como la lucha contra el miedo y los riesgos que corren, «merecen la pena por este maravilloso animal, el más fiero que existe en el mundo», comentó.

Espartaco dio también una visión positiva y sin complejos de la situación actual del toreo, al tiempo que mostró su respeto hacia los compañeros en activo y recordó con especial cariño a los admirados Paquirri y Paco Ojeda. Sobre su situación actual, comentó que «por el respeto a la profesión y por la responsabilidad que comportaría», no piensa volver a vestirse de luces «salvo en alguna ocasión muy especial», algo que tampoco está «a la vista ahora mismo».