Esplá: «Estoy muy seguro de que no volveré nunca a vestirme de luces»

El alicantino posa junto a su cartel de la próxima BeneficenciaYeltes
El alicantino posa junto a su cartel de la próxima BeneficenciaYeltes

Madrid- «Ser torero es como ese enfermo terminal que necesita de todo lo que le rodea para sobrevivir, pues, yo, ya me he quitado ese tumor, no echo de menos el mundo del toro y estoy muy seguro de que no volveré nunca a vestirme de luces». Habla Luis Francisco Esplá. Matador de toros y, ahora pintor. De hecho, su firma figura ya en el cartel que anuncia la próxima Corrida de la Beneficencia del próximo 5 de junio. Y es que el denominado festejo más importante del calendario taurino, por fin, podrá contar con una obra del diestro alicantino para anunciarlo. Una «vieja aspiración», según explicó Carlos Abella, director Gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, puesto que «ya se intentó hace tres o cuatro años, pero finalmente Esplá no entró en el cartel y no pudimos lograr que, por primera vez, el autor del cartel estuviera anunciado también en dicho paseíllo. Esplá afirmó durante la presentación del cartel –en un doble acto que también sirvió previamente para presentar el libro «Lights off», de Fernando Salas, repaso a los últimos años de la Barcelona taurina– que se ha querido «congraciar con el cómic en el argumento del cartel». «He buscado encontrar un mestizaje entre el cómic y lo victoriano, apuntando a ese Simbolismo cargado de ironía que tanto me gusta», explicó al tiempo que destacó que el cartel pretende «introducirnos en un mundo idílico, en el que no hay toros, porque es el elemento que pone la realidad, la verdad». Asimismo, destacó que ha otorgado un papel importante al número 3. «Una cifra mágica y muy cabalística» que está repetida de forma muy sugerente a lo largo del cartel, principalmente en su imagen central, donde aparecen tres figuras: un picador de espaldas sobre su caballo y transportando en su grupa a un joven monosabio. «A izquierda y derecha de ambos figuran otros dos círculos más, que incluyen cada uno de ellos a tres toreros», prosiguió con su discurso explicando una de las claves empleadas en la confección del cartel.

Sobre la citada ausencia del toro, Esplá ahondó afirmando que «se ve tan alejado de él, que no era preciso incluirlo en esta obra». «Casualmente, mi relación directa con los astados era lo único que disfrutaba como torero, todo lo demás me picaba como una sarna, me molestaba... Es como cuando en una relación amorosa, te sientas a la mesa y ya no tienes nada que decir ni que hablar, así me sentiría yo si volviera a ponerme delante de un toro», concluyó el torero alicantino.