Fernando Cruz: «Forjar a grandes aficionados es lo que más me ilusiona del proyecto»

El matador de toros madrileño será el director artístico de la Escuela Taurina para Aficionados Prácticos

El matador de toros Fernando Cruz, en el campo
El matador de toros Fernando Cruz, en el campo

¡Cumple tu sueño, siéntete torero! Con este eslogan nace la Escuela Taurina para Aficionados Prácticos de Madrid. Y el alma máter de este proyecto es el diestro madrileño Fernando Cruz. Torero madrileño. «Esta escuela es un proyecto que me hace mucha ilusión porque, además de aportar y de enseñar las vivencias aprendidas durante más de veinte años en el mundo taurino, sigo ligado a mi profesión, que es mi vida», asegura el matador de toros, que ejercerá como director artístico del centro.

Algunas entidades ya apostaron en su día por el aficionado práctico, pero la formación se reducía a algunos fines de semana. Sin embargo, esta escuela tiene como objetivo ir más allá. «La idea es proporcionar una formación continuada para que el alumno tenga el aliciente de entrenar, de aprender cada día la profesión del toreo y profundizar en ella lo máximo posible», subraya Cruz.

Así, en la urbanización Campodón, de Villaviciosa de Odón (Madrid), los alumnos acudirán todos los jueves del año, a partir del 5 de septiembre, a sentir el tacto, el peso y el movimiento del capote y de la muleta, así como a poner banderillas y a entrar a matar en carretones construidos para la formación. Clases intensas de toreo de salón impartidas por el propio Fernando Cruz y que se verán reforzadas con las lecciones magistrales de matadores de toros, banderilleros, picadores, mozos de espadas y demás profesionales taurinos.

Pero lo aprendido tendrán que demostrarlo. Y no existe mejor escenario que el campo bravo. «El último fin de semana de mes, los alumnos podrán torear en ganaderías de renombre como Antonio Bañuelos, Guadalmena o Los Bayones, entre otras», explica.

«Que surjan grandes aficionados y personas respetuosas con la profesión es lo que más me ilusiona», confiesa el torero. Fernando Cruz, como cabeza visible del proyecto, va a ser el que esté en contacto directo con los alumnos. Con aquellos que, quizá, le hayan visto torear desde el tendido. Ahora, con esta Escuela, compartirán formas de ver la lidia. «Para mi parcela como matador de toros va a ser importante este contacto para conocer puntos de vista diferentes; pero mi labor se va a basar en que ellos amplíen sus conocimientos taurinos», aclara el madrileño.

En definitiva, la idea es que «entiendan la lidia, que cada torero posee un concepto diferente, una técnica particular, detalles, matices... Todo se puede comprender y, además, poner en práctica en este proyecto». Una idea que tiene como base el bien de la Fiesta: «El éxito de la iniciativa será que los aficionados entiendan las dificultades de la lidia para poder disfrutar aún más de una tarde de toros», concluye Fernando Cruz.