Fernando Rey destaca en el inicio de Santander

El novillero saludó una ovación tras perder el trofeo por fallar con la espada

Fernando Rey dirige la embestida del utrero con la diestra
Fernando Rey dirige la embestida del utrero con la diestra

El novillero Fernando Rey mostró voluntad y ambición en la novillada que abrió ayer la Feria de Santiago de Santander. El fallo con los aceros ante los dos de su lote impidió que pudiera lograr mayor trofeo; sin embargo, saludó una ovación en el cuarto como premio a las muestras de empeño que imprimió el malagueño en un trasteo en el que resaltaron dos tandas de toreo largo, templado y de mano baja.

Por su parte, José Garrido no tuvo opciones ante un lote deslucido y falto de clase de Julio García. No obstante, el extremeño enseñó su disposición y ganas en una labor que no vio recompensada, a pesar del esfuerzo, por las pocas cualidades del novillo.

Por último, Lama de Góngora no tuvo mejor suerte. El sevillano dejó detalles de su concepto artístico con unas verónicas a pies juntos y unos muletazos con gusto ante el tercero. Muy por encima estuvo del sexto, ante el que pudo componer una labor basada en las tandas cortas.

En la plaza de toros de Cuatro Caminos en Santander, primer festejo de la Feria de Santiago, en la que se lidiaron utreros de Julio García, bien presentados, aunque en su conjunto ofrecieron pocas posibilidades a la terna. Fernando Rey, silencio y saludos; José Garrido, silencio en su lote; y Lama de Góngora, silencio en ambos. Más de media entrada.