La gran tarde de Baltasar Ibán en Arnedo

Ángel Téllez se llevó el mejor lote de un buen encierro de Baltasar Ibán en la segunda novillada de la feria del Zapato de Oro; Adrien Salenc dio una vuelta al ruedo

Hasta tres novillos fueron ovacionados en el arrastre. Era el día de Baltasar Ibán. Se notaba en el ambiente. Había ganas. El runrún era diferente al de ayer. El idilio entre Arnedo y esta ganadería desde hace años se palpaba. Hasta en seis ocasiones ha sido premiada como la mejor de la feria. La cosa prometía y no defraudó. Baltasar Ibán lidió nuevamente un extraordinario encierro en la ciudad del calzado y puso el nivel muy alto en cuanto a calidad en el ganado.

Ángel Tellez se llevó el mejor lote. Al buen quinto quitó por unas ajustadísimas saltilleras, que remató con una lucida revolera. El novillo era repetidor y transmitía. Brindó la faena al público, y desde el centro del ruedo citó con un pase cambiado por la espalda de infarto. Por derechazos llevó al novillo en las primeras series de la faena. Hubo acople y transmisión por la diestra, pero el toreo llegó al natural. La primera tanda, sublime. Con firmeza y hondura pisó los terrenos, y cosió con mando la noble embestida de «Peletero», un gran novillo que fue ovacionado en el arrastre. Volvió a la mano diestra, pero ya por ese pitón el astado se vino abajo. Con las fuerzas justas ya el animal, Téllez se metió entre los pitones, de lleno, y a base de tesón, al natural, concluyó una meritoria faena que se eclipsó con el reiterado fallo a espadas. El bonito segundo, su primero, fue exigente en la muleta. Embistió con enorme calidad, sobre todo por pitón derecho, por donde repetía con prontitud. Extraordinario. Téllez cimentó una faena sobre todo por esa mano, componiendo la figura, relajado, obligándole por bajo. Había novillo y Téllez lo fue puliendo con tesón. Por el izquierdo bajó la intensidad de la embestida, era mas irregular el novillo. Hizo uso del descabello tras una estocada algo trasera y saludó una ovación.

Adrien Salenc también se fue a la misma boca de riego para recibir con la muleta al cuarto, de nombre «Santanero». El francés tanteó la embestida con la muleta por el pitón derecho, el mejor del novillo. Tenía codicia y clase el de Baltasar, aunque le faltaba un tranco más. Argumentó una faena meritoria por derechazos, rematados con interminables pases de pecho en ocasiones. Por el izquierdo hubo algunos muletazos de gran profundidad, aunque el novillo tenía peor condición, punteaba los engaños y se quedaba más corto. Volvió a la diestra, pero ya le faltaba motor al novillo. Salenc le exigió y pronto se apagó. En las cercanías tiró de recursos, se arrimó de veras. Entre los pitones fue sacando los últimos pases de una faena que fue a menos pero que se vivió con intensidad en el tendido. Fallo con los aceros. En el que abrió plaza se las vio con un Baltasar Ibán justo de fuerzas, que perdió las manos en reiteradas ocasiones. Salenc lo mimó en cada muletazo, a media altura, con pulso, pero cuando le exigía, el novillo se caía.

Alfonso Ortiz pasó de puntillas por Arnedo. Con su primero se dobló por bajo con muleta en los pases de tanteo. El novillo embistió con codicia, pero de manera molesta y rebrincada durante toda la faena. Tenía temperamento el novillo. No hubo acople y su primera faena pasó desapercibida. En el sexto tampoco pudo remontar su tarde. Cerró plaza un novillo imponente, bien presentado. Lo intentó por ambos pitones pero la faena que, al principio quiso romper, se fue menguando a medida que avanzaba. Tras una estocada fue silenciado Ortiz.

Plaza de toros de Arnedo (La Rioja). Segunda novillada del Zapato de Oro. Se lidiaron novillos de Baltasar Ibán, bien presentados. El 1º, repetidor, pero justo de fuerza; el 2º, extraordinario por el pitón derecho y exigente; el 3º, complicado; el 4º, de mas a menos; el 5º, de gran calidad; y el 6º, complicado. Un tercio de entrada.

Adrien Salenc, de azul plomo y oro, estocada (saludos); tres pinchazos, estocada (vuelta al ruedo).

Ángel Téllez, de azul turquesa y oro, estocada trasera, aviso, descabello (saludos); estocada atravesada, media, media estocada (ovación).

Alfonso Ortiz, malva y oro, pinchazo, estocada baja (silencio); bajonazo (silencio).