Toros

Llegó día y hora: Aguado

Con toro de Montalvo vuelve el sevillano a Madrid con Ginés Marín y Luis David Adame esta tarde en Las Ventas

El runrún le acompaña desde hace un tiempo. Otra cosa son los despachos. Otra cosa son los grandes públicos. Otra cosa es Pablo Aguado. Otra cosa es su toreo majestuoso en los tiempos de faenas eternas.

Publicidad

El runrún le acompaña desde hace un tiempo. Otra cosa son los despachos. Otra cosa son los grandes públicos. Otra cosa es Pablo Aguado. Otra cosa es su toreo majestuoso en los tiempos de faenas eternas. Esas en las que de tan largas se suman tres finales y hace tiempo que olvidaste el principio. En estos tiempos de circulares sin fin y automatismo, Pablo Aguado es un joya porque torea con la cadencia, con empaque, con el pellizco del toreo bueno que va directo al estómago. Ese que con poco dice todo. Aterrizó en su Sevilla natal la semana pasada. Y de allí se fue con una tarde para la Historia. Con cuatro trofeos. La Puerta del Príncipe. Y de boca en boca, incrustrado en la memoria taurina. Hoy hace el paseíllo en Madrid. Y Madrid es una losa para el toreo. Muchas tardes. Aunque luego ruge como ninguna. Madrid muere y mata. A las siete desvelaremos de nuevo el misterio.

Una corrida de Montalvo aguarda en los corrales de la Monumental de Las Ventas en la que será ya la cuarta de la Feria de San Isidro. Abrirá plaza Ginés Martín, que sabe lo que es abrir la Puerta Grande de esta plaza con una faena rotunda de doble premio, el mexicano Luis David Adame, hermano de Joselito que toreó ayer en esta misma plaza, y Pablo Aguado cerrando cartel. Un universo de incertidumbre abre sus puertas de nuevo a las siete de la tarde.