Toros

López Simón: «Ojalá el día de mañana pueda sentir que soy una figura del toreo»

El torero de Barajas se encuentra preparado para afrontar importantes compromisos como su debut en Bilbao o dos importantes encerronas

López Simón
López Simón

El torero de Barajas se encuentra preparado para afrontar importantes compromisos como su debut en Bilbao o dos importantes encerronas

Amante del toro desde niño aunque sintió tarde la «llamada» para ser torero. Con 15 años tomó la decisión y, con el acelerador hasta el fondo, ha conseguido posicionarse entre los primeros puestos del escalafón. Eso sí, «con la verdad y el respeto que merece la profesión». De lleno en la temporada, Alberto López Simón habla para LA RAZÓN.

–¿Cómo se encuentra?

–Con ilusión de afrontar la segunda mitad de la temporada. Me quedan compromisos muy importantes en los que voy a debutar, como Bilbao, y tardes de máxima responsabilidad como el 5 de agosto en Huelva con José Tomás.

–Una tarde importante en Las Colombinas...

–José Tomás siempre ha sido un referente para mí. Un sueño que me hace mucha ilusión. Va a ser una tarde de emociones fuertes.

–De vacaciones, mejor no hablar.

–No paro de entrenar en todo el año. El único momento, quizá, es en octubre cuando termina la temporada. Pero el tiempo justo para cargar las pilas.

–Y en plena juventud, ¿a qué le cuesta renunciar?

–Soy consciente de que dejo de lado algunas cosas, pero tampoco me abruma porque me dedico a lo que realmente me hace sentir especial.

–¿Y sus amigos le comprenden?

–Siempre me han respetado. Antes me miraban como un loco que estaba renunciando a su juventud por un sueño casi imposible, pero ahora que lo estoy consiguiendo dicen: mira el cabrón, al final, con sacrificio, lo ha logrado.

–¿Llegó a imaginarse compartir cartel con grandes maestros?

–Desde niño me han gustado los toros, pero antes de dedicarme a esto estuve jugando al fútbol. Fue con 15 años cuando decidí ser torero y jamás me lo imaginé.

–¿Dónde busca la inspiración?

–En mi interior. Me esfuerzo diariamente por mantener mi alma de torero muy limpia, pura, pero sobre todo, en estar a gusto conmigo mismo. Soy muy trasparente, y si algo me preocupa, se me nota muchísimo.

–Joselito escribió en su libro que los toreros nunca conseguís la faena perfecta. ¿Uno nunca se conforma con el triunfo?

–El triunfo es algo superficial para como yo concibo el toreo. Siempre busco más allá. Un triunfo acompañado de sentimientos. No conozco a ninguna figura del toreo que se haya retirado habiendo logrado su faena perfecta.

–¿Qué tiene López Simón que consigue enloquecer al público?

–Cuando te entregas al toro surge una emoción que cala en el tendido. Yo intento entregarme al máximo, dejar fluir el cuerpo y el alma hacia donde me lleven. La clave es no hacer imitaciones.

–¿Ha logrado el toreo que busca?

–Siempre hay matices que mejorar y quizá eso es lo que hace que uno se mantenga con ilusiones de seguir toreando. No tiene sentido seguir en activo si no tienes nada nuevo que ofrecer al público.

–¿Se ha producido una adaptación a los tiempos modernos?

–El toreo ha evolucionado técnicamente, pero el espectáculo en sí necesita un lavado de cara al exterior para acercar a la gente joven. Es el arte más puro y real, capaz de atraer a cualquiera, pero hay que saber comunicarlo.

–Tres puertas grandes en 2015 en Las Ventas, una en 2016... ¿Madrid es su plaza?

–Es la que más me hace soñar y la que más me quita el sueño. Aun así, no me considero un torero de Madrid, porque, para ello, hay que hacer muchos más méritos de los que yo he hecho.

–¿A qué sabe el éxito?

–A veces a miedo, a incertidumbre. Soy muy inestable mentalmente, y el triunfo, en muchas ocasiones me lleva a pensar negativamente en el final, en que hoy estoy arriba pero que en algún momento tendrá que llegar el bajón.

–Dos encerronas próximamente. San Sebastián de los Reyes y Salamanca. ¿El motivo?

–Creo que estoy en un momento importante de mi carrera para ello. Desde el principio no le he querido volver la cara a ningún reto.

–¿Se siente figura del toreo?

–Nunca me he parado a pensarlo, es algo que te lo tiene que otorgar el aficionado. Es él el que te tiene que hacerte sentir figura. Ojalá el día de mañana pueda sentirlo.

–¿Tiene límites su entrega?

–Mi filosofía es que cada tarde, al igual que el toro entrega su vida para que crees una obra, tú debes poner en juego la tuya. El día que sienta que no soy capaz, doblaré los trastos y me iré.

–¿Cómo ve la situación actual del toreo?

–Por fin estamos uniendo fuerzas para defendernos de los ataques que estamos recibiendo. Las autoridades deberían tomar cartas en el asunto porque se ha llegado al extremo en el que no se respeta ni la vida de un ser humano. Ellos solitos han destapado la clase de personajes que son.

–Víctor Barrio.

–Poco a poco intento superarlo pero reconozco que me ha afectado incluso a la hora de ponerme delante del toro. Pamplona se me hizo cuesta arriba.

–Por último, ¿un sueño?

–Cuajar la faena perfecta en la plaza de toros de Madrid.