Manzanares, escoltado hasta el cielo

El maestro alicantino sale por última vez a hombros de Alicante y da una vuelta al ruedo póstuma a hombros de los toreros

El maestro alicantino sale por última vez a hombros de Alicante y da una vuelta al ruedo póstuma a hombros de los toreros

Fotogalería: Último adiós al maestro

Pasaba el reloj de las diez y media cuando el féretro con los restos mortales de José María Dols Abellá “Manzanares”, portado por diestros como Juan José Padilla, Enrique Ponce, Miguel Abellán o Pepín Liria, enfilaba la entrada a la plaza de toros de Alicante para dar una emotiva vuelta al ruedo póstuma. El último homenaje para el torero de la tierra antes de recibir sepultura. Un reguero interminable de amigos y compañeros de profesión acudieron al coso para despedir al diestro, escoltado por detrás de sus hijos y resto de familia. De fondo, gritos de “Torero, torero” que hacían menos perceptibles los acordes del himno de Alicante y el pasodoble que lleva su nombre.

Finalizada la vuelta al anillo, desde el centro del ruedo, se aguardó respetuosamente y con numerosos signos de dolor al final de las notas musicales para encarar la Puerta Grande. La salida a hombros final, como tantas y tantas tardes de gloria. Desde ahí, la comitiva se dirigió en coche hacia la concatedral de San Nicolás, donde se ofició una misa funeral. Durante la misma, don Felipe, capellán de la plaza, recordó las muchas tardes de gloria que dio este torero y cómo se acercaba siempre a saludarle cuando se recogía en la capilla antes de hacer el paseíllo. Minutos más tarde, Manzanares fue enterrado en el panteón familiar, en un acto en la estricta intimidad por el deseo de la familia.

Entre los toreros presentes, un cartel de lujo en el que no faltaron El Juli, Roberto Domínguez, Juan José Padilla, Enrique Ponce, Pepín Liria, Tomás Campuzano, Juan Diego, Miguel Abellán, Victoriano Valencia, Espartaco, Paco Ojeda, Curro Vázquez, El Soro, Luis Francisco Esplá, Javier Conde, Manuel Caballero, Manolo Sánchez, David Galán, Salvador Vega, David Mora, Fernando Cepeda, Rubén Pinar, Aníbal Ruiz, José Luis Galloso, Uceda Leal, Antón Cortés, Juan Diego, Francisco José Palazón, Antonio y Eugenio Pérez. Además de novilleros como Borja Álvarez y Lama de Góngora, toda la cuadrilla de Josemari al completo, y rejoneadores como Pablo Hermoso de Mendoza, con su hermano Juan Andrés, y Andy Cartagena.

También se personaron en el coso alicantino otros rostros conocidos del mundo del toro como Rafael Corbelle, Barroso padre, Antonio Delgado, los hermanos Pablo, su hijo Manuel, y Óscar Chopera, Toño y Jorge Matilla, Eduardo Canorea, Manolo Lozano, Carlos Puerta, José Cutiño, Santi Ellauri, Lázaro Carmona, Juan José Trujillo, Martín Recio, Antonio Tejero, Manolo Mazo, Valentín Arenas, Felipe Flores, Javier Ambel, Santiago López, Ángel Bernal, Julián Guerra, Curro Molina, Jorge Ibáñez y Juan Ruiz Palomares. Asimismo, acudieron ganaderos como Moisés Fraile, Justo Hernández, Daniel Ruiz padre e hijo, Fernando Domecq, Álvaro Núñez del Cuvillo y Daniel Martínez.

Algunos tuvieron la fortaleza de querer hacer declaraciones y todas ellas fueron buenas palabras hacia José María Manzanares. Espartaco indicó que “se ha ido una grandiosa figura del toreo”. “Fueron muchos años compartiendo tardes con él y siempre aprendía algo nuevo”, apuntó Tomás Campuzano. “Estoy destrozado, han sido muchos años con él, no me lo creo todavía”, afirmó Antonio de la Rosa, durante muchos años su mozo de espadas. El empresario Ángel Bernal recordó: “En mis plazas siempre que estuvo en activo toreó, sin fallar un año y sin poner nunca pegas ni problemas”. Por su parte, Nacho Lloret quiso constatar que “hoy se ha visto que el toreo está muy vivo; esta manifestación popular aclamando a un torero demuestra que la Fiesta no está acabada”. Descanse en paz quien fue un tan gran torero.