Salida a hombros de Galdós

Brillantes faenas de Juan Bautista y Álvaro Lorenzo

Joaquín Galdós paseando el primer triunfo de la Feria del Corpus de Granada / EFE

Ante un toro escaso de fuerzas pero noble el torero francés templó bien las embestidas y logró series bien construidas sobre ambas manos; si bien la falta de fuerzas impidió que el toreo fundamental tuviera emoción y profundidad. Entró a matar en la raya del tercio y dejó una estocada desprendida y vertical. Falló con el verduguillo y saludó desde el tercio. Al cuarto, noble en el tercio de muleta, Juan Bautista lo toreó con gusto y temple en varias tandas. La faena estuvo bien planteada y tuvo unidad y contenido, pero el torero francés falló con los aceros y perdió los trofeos. Después de varios pinchazos logró una estocada. Sonó un aviso y saludó desde el tercio.

Álvaro Lorenzo, al que molestó el viento, comenzó su faena a «Pimentero» en los medios. Destacaron los naturales largos y de buen trazo donde el toledano demostró su clase y buenas condiciones. La falta de raza del astado explica que al faena no alcanzará más brillantez y ligazón. Sonó un aviso, mató de pinchazo y gran estocada saludando desde el tercio. En el quinto, el toledano que abrió la puerta grande de Madrid el Domingo de Resurrección, toreó con exquisito temple a su oponente que fue un toro noble y que seguía los engaños con clase. Álvaro Lorenzo mostró su concepto artístico y luminoso del toreo, así como sus grandes posibilidades en la monumental granadina. En el epílogo se dobló con gran elegancia con su noble oponente. Sonaron dos avisos porque después de la estocada tuvo que descabellar varias veces. Saludos.

Joaquín Galdós lanceó con brillantez y prestancia a la verónica al tercero. Brindó su faena al público. Se dobló con «Columbreño» en el tercio para a continuación seguir su toreo en los medios, donde hubo tandas que tuvieron indudable torería. Se adornó con las dos rodillas en tierra y la faena tuvo altura. Mató de pinchazo, estocada y dos descabellos y cortó una oreja. El sexto resultó un toro deslucido, ya que embestía en el tercio de muleta con la cabeza alta, lo que le impedía la brillantez y la estética de los pases. El peruano en todo momento mostró su entrega y voluntad, aunque a las series les faltaron, debido a la condición del oponente, limpieza y unidad. Mató de estocada y cortó otra oreja, que le permitió abrir la puerta grande de la monumental granadina.

Plaza de toros de Granada. Primer festejo de la Feria del Corpus. Se lidiaron toros de Castillejo de Huebra. El 1º, negro, falto de fuerzas y noble; el 2º, negro, descastado y falto de raza; el 3º, negro, de mejor juego que los anteriores, noble en la muleta aunque sin codicia; el 4º, negro, de buen juego en el último tercio, fue aplaudido en el arrastre; el 5º, negro, excelente juego en el último tercio y tuvo clase y nobleza en la embestida, fue aplaudido en el arrastre; el 6º, negro, deslucido y con complicaciones en el tercio de muleta. Un tercio de entrada.

Juan Bautista: saludos y saludos tras aviso.

Álvaro Lorenzo: saludos tras aviso y saludos tras dos avisos.

Joaquín Galdós: oreja y oreja.