Marta Hazas y Javier Veiga vivirán ‘Pequeñas coincidencias’ en Antena 3

El primer estreno del curso llega el lunes, 2 de septiembre, al prime time de la cadena

Marta Hazas y Javier Veiga son la pareja protagonista de ‘Pequeñas coincidencias’, el primer estreno del curso televisivo que llegará Antena 3 el próximo lunes 2 de septiembre, en prime time.

Escrita y dirigida por Javier Veiga, se trata de una original comedia romántica producida por Atresmedia Studios, junto a Onza Entertainment y MedioLimón, que ha sido nominada recientemente como Mejor Comedia en los Seoul Internatioinal Drama Awards

El reparto principal de ‘Pequeñas coincidencias’ está compuesto, además de por los protagonistas Javier Veiga y Marta Hazas, por Juan Ibáñez, Mariano Peña, Alicia Rubio, Unax Ugalde, Xosé Touriñan, Tomás Pozzi y Alosian Vivancos junto a Lucía Balas, Álvaro Balas, José Troncoso, Marta Castellote y Juan López-Tagle.

La serie cuenta también con colaboraciones especiales y personajes episódicos interpretados por actores de reconocida trayectoria como Loles León, Alfonso Bassave, Marta Torné, Kira Miró, Fele Martínez, Ana Risueño, Ricard Sales, Enrique Villén, Celia de Molina, Eduardo Antuña, Iñáki Miramón...

CHICO CONOCE A CHICA...

‘Pequeñas coincidencias’ es una comedia romántica en la que chico conoce a chica... si es que llegan a encontrarse.

Marta acaba de inaugurar su propia boutique de vestidos de novia. Javi es un crítico gastronómico reconocido en su campo. No se conocen ni tienen nada en común.

Sólo se parecen en una cosa: su mayor preocupación es mirarse el ombligo y disfrutar de la vida... Y ninguno de los dos tiene la mínima intención de complicarse la vida con nada, y mucho menos con nadie. Pero ya se sabe: “la intención” no es lo único que cuenta.

¿SER O NO SER PADRES? ESA ES LA CUESTIÓN

Ni a Marta ni a Javi se les ha pasado jamás por la cabeza la idea de ser padres... hasta ahora. Ambos se encuentran de pronto ante la duda existencial de tener o no tener hijos. De hecho, esta “duda” se les presenta literalmente de forma imaginaria, generando más presión, si cabe, al hecho de tener que encontrar a su compañero de vida.

A partir de ahí, por separado, empiezan una frenética búsqueda de la pareja ideal. O tal vez, sin saberlo, intentan encontrarse el uno al otro.