«Fariña»: Una serie adictiva

Antena 3 estrena hoy el primer episodio de la ficción sobre los «narcos» gallegos que se basa en el libro que ha sido secuestrado

Antena 3 estrena hoy el primer episodio de la ficción sobre los «narcos» gallegos que se basa en el libro que ha sido secuestrado.

Posiblemente Sito Miñanco –que ayer se sentó en el banquillo de un juzgado de Pontevedra por un presunto blanqueo de capitales proveniente del narcotráfico y que está en huelga de hambre– no vea esta noche la emisión especial del primer capítulo de «Fariña», la serie original de Atresmedia Televisión en colaboración con Bambú, que emite Antena 3, a las 22:40 horas. La ficción, basada en el libro de Nacho Carretero, que una jueza secuestró la pasada semana, retrata al narcotraficante más célebre de Galicia, junto al «clan de los Charlines» y Laureano Oubiña. «La producción es importante porque cuenta cómo, en los 80, una zona de nuestro país se convierte de la noche a la mañana en la puerta de entrada a Europa de la cocaína colombiana. Los que lo hicieron eran unos delincuentes de poca monta que trapicheaban con el contrabando de tabaco y terminaron creando un imperio delictivo y económico con total impunidad. Cuando nos propusieron el proyecto, rápidamente nos implicamos en él. Ya que los espectadores han visto lo que ocurría en Italia, EE UU e Iberoamérica, creímos que había que contar lo que sucedió en España», afirma Sonia Martínez, la directora de ficción de Atresmedia.

Ambicioso y... ¿benefactor?

Miñanco está interpretado por Javier Rey («Velvet») y, aunque «Fariña» se centra en él y en otros narcotraficantes, también se puede calibrar su figura desde la óptica de dos de las mujeres más importantes de su vida: Nieves, su novia de toda la vida y la madre de sus hijas, y Camila, el contacto panameño que le puso en contacto con los cárteles colombianos.

«Mi personaje le dice muchas veces: ''No te reconozco'' al verle hacer esa ostentación de riqueza cuando entró en el mundo de la droga», afirma Marta Larralde, que encarna a Nieves. La actriz destaca cómo en los pueblos y en las aldeas Miñanco empezaba a ser considerado como un benefactor. «En esos tiempos, la gente no sabía muy bien lo que era la cocaína y la heroína e ignoraba sus consecuencias. Le veían como el hombre que pagaba el tratamiento a una mujer con cáncer o cómo logró que el equipo de fútbol Juventud Cambados pasase de preferente a segunda B durante el tiempo en el que él ejerció la presidencia», comenta Larralde. Sonia Martínez también quiere destacar esa doble moral, «sabían lo que hacían pero eran muy queridos porque generaron mucha riqueza».

Camila entra en la vida de Miñanco para darla la vuelta como un calcetín. Jara Pérez, la actriz que la interpreta, explica que «le sedujo y se convirtió en su esposa. Era pariente de Noriega y compartía con Sito su enorme ambición. Aprovecharon las rutas de contrabando de tabaco que ya estaban establecidas para introducir la droga», explica. El entonces jefe de la agencia antidrogas (DEA) en España, George Faz, afirmó que el 80 por ciento de todas estas sustancias entraba en el viejo continente a través de las rías gallegas.

Las intérpretes no entienden el secuestro del libro. Lo sabe bien Larrea, que se emociona al recordar cómo en el barrio de Vigo en el que vivía de niña, «las madres hacían guardia día y noche para que no entrasen los ''camellos'', yo lo vi y es lo que más me emociona. Por eso sé que lo que cuentan Carretero y la serie es verdad», sentencia.