La llegada de las plataformas ensalza el papel de los guionistas en la industria

Escena de la serie «Élite»
Escena de la serie «Élite»

La revolución de la televisión está transformando la industria y para bien.

La revolución de la televisión está transformando la industria y para bien. La llegada de las plataformas no solo supone una oferta más cuantiosa, sino también más variada en contenidos y las cadenas generalistas, lejos de quedarse ancladas, han decidido ponerse las pilas para estar a la altura de las demandas de un espectador cada vez más exquisito con la producción y con distintos modos de consumirla. “Las nuevas plataformas han multiplicado por mil el cambio que ya se estaba produciendo en la ficción española, una revolución que ha provocado más libertad y más respeto al trabajo del guionista”. Así se puso de manifiesto el pasado viernes en el V Encuentro de Guionistas en Serie, organizado por el Sindicato de Guionistas ALMA, y que ha reunido a creadores de diferentes géneros que se emiten o están a punto de estrenarse en los más destacados grupos audiovisuales como Atresmedia, Mediaset, TVE, Movistar+, Netflix, Amazon Prime y FORTA. Todos los escritores presentes en este foro coincidieron en destacar el punto de inflexión que ha supuesto en la industria la impronta de las nuevas plataformas. “Aunque nos hemos hecho más completos, nos queda camino que recorrer para ser “showrunners”, aseguró Darío Madrona, guionista de “Élite”, uno de los grandes éxitos de ficción nacional que están causando sensación en medio mundo. En cuanto a la reacción de las generalistas a este cambio de era, existe “quorum” sobre la asimilación de este cambio de modelo de mercado. “Las plataformas han llegado en el momento justo, pero el resto se ha adaptado con rapidez”, indicó Javier Veiga, actor, director, productor y guionista de “Pequeñas coincidencias”, la segunda serie de Atresmedia Studios, que ha adquirido el gigante estadounidense Amazon. Jon de la Cuesta, responsable, entre otras, de “Skam, “Estoy vivo” y “Centro médico”, percibe “un mayor respeto” por el trabajo de los creadores, “te intentan convencer, pero no te imponen”, mientras que para Carlos Vila, esta transformación del panorama audiovisual les permite escribir para un auditorio más diverso. “Hay más secuencias con subtexto, más silencios, las miradas dicen más que las palabras. Disfruto más con el trabajo que cuando empecé”, añade el guionista de “Presunto culpable”. Labor que en muchas ocasiones no se reconoce como debiera porque en muchos casos, como en “Arde Madrid”, que Movistar+ estrena el próximo 8 de noviembre, son proyectos de larguísimo recorrido que fueron rechazados por varios canales hasta que han encontrado su hueco.

Asimismo, coincidieron en que en estos momentos “han desaparecido los géneros puros y la mezcla se ha hecho indispensable”. Además, también pusieron de manifiesto que la comedia “es el género más difícil” y cuando no funciona la crueldad es mucho mayor que cuando otro formato no funciona. Otras de las conclusiones expuestas en este encuentro fue que el drama es el género más agradecido y que más acepta otros subgéneros lo que permite conectar más con el espectador por la carga de emoción y empatía con la que se le puede dotar. Respecto al thriller aseguraron que es “más gratificante, pero también es más difícil mantener a la audiencia durante muchas semanas, no digamos temporadas, porque exige más esfuerzo del espectador. También requiere mayor planificación y saber dónde van los personajes”, manifestó Marc Cistaré, responsable de los guiones de “Vis a vis” y “La víctima número 8”, esta última recién estrenada en las cadenas de la FORTA.