Paladar a ciegas VIP

Nova estrena el sábado la nueva versión del programa presentado por el chef David de Jorge, en la que los concursantes serán famosos.

David de Jorge y Lucía Gil, durante una de las pruebas del programa

Nova estrena el sábado la nueva versión del programa presentado por el chef David de Jorge, en la que los concursantes serán famosos.

Tan importante para comprender el desarrollo de la televisión en los últimos años es Netflix como los programas de cocina, formatos que nunca dejan de interesar a la audiencia, hambrienta de más y más personas delante de los fogones. Sean niños, famosos o anónimos. «Estoy seguro de que hay más gente viendo programas de cocina que cocinando, eso lo tengo clarinete», afirma el chef David de Jorge, que el sábado, a partir de las 13:00 horas, vuelve a Nova con «El sabor es ciego VIP», programa que contará con caras conocidas en esta nueva edición.

Humor y cocina

En la primera de las entregas, que constarán de cuatro capítulos, estarán Leo Harlem, Nerea Garmendia, Óscar Terol y Roko. Y, en la segunda, Pepón Nieto, Soledad Giménez, David Fernández y Lucía Gil. «Ya hicimos “El sabor es ciego” con gente anónima y el formato es un descojone. Ahora hemos grabado con famosos que están toreados y ofrecen un espectáculo magnífico. A pesar de que la gente anónima que ha pasado por aquí es muy amable y muy simpática, ver en acción a Leo Harlem, Pepón Nieto, Nerea Garmendia o a toda esta gente ha sido un circo, un circo divertido», explica de Jorge.

Para intentar atraer al público, el programa busca diferenciarse valiéndose del humor. La regla estrella del programa evita que los concursantes puedan probar las recetas durante su elaboración y que no sepa de quién son los platos durante la cata a ciegas, lo que se suma a las pruebas que deberán pasar, ya sea responder preguntas gastronómicas o cocinar sin utilizar herramientas como los cuchillos. David de Jorge, con experiencia en varios formatos televisivos de cocina –en especial los de recetas–, opina que el futuro de la televisión pasa por tres claves: divertir, divertir y diferenciarte de la competencia haciendo cosas auténticas. «He estado muchos años haciendo recetas en televisión. Al final te das cuenta de que esos programas son útiles para la gente. En este programa la cocina es importante, pero es la herramienta para estar 40 minutos echándote unas risas del copón», dice el chef vasco, dice el chef vasco, que asegura sentirse como un cerdo en la dehesa extremeña cuando tiene una cámara delante. «La verdad es que ellos se lo han pasado bien, pero yo que dirijo el programa me lo he pasado teta, ya te digo: en alguna ocasión hemos tenido hasta que parar del ataque de risa que nos entraba». A la espera de ver hasta dónde aguanta el interés por los programas de cocina, «El sabor es ciego» renuncia a la complejidad que sí tienen otros espacios para apostar por el humor y la cocina en el mismo plato.