Ocio

Un fusil de asalto para el enemigo

En dos reportajes de DMAX, el primero de los cuales se emite hoy a las 22:30 horas, David Beriain muestra el tráfico ilegal de armas entre la frontera de EE UU y México.

En dos reportajes de DMAX, el primero de los cuales se emite hoy a las 22:30 horas, David Beriain muestra el tráfico ilegal de armas entre la frontera de EE UU y México.

Si hay un negocio ilegal próspero en la sociedad estadounidense, éste no es otro que el tráfico de armas. Un hombre cualquiera –siempre que presente una identificación policial, una licencia y demuestre que no tiene antecedentes penales– puede comprar en una armería el modelo que quiera, incluidos fusiles de asalto. Después, las organizaciones delictivas logran esquivar los controles de la frontera entre Estados Unidos y México hasta llegar a varios de los principales enemigos de su país: los carteles de droga, la Mara Salvatrucha (a que Trump calificó como «el enemigo número uno de la nación») y el Ejército de Liberación Nacional de Colombia.

El periodista David Beriain ha viajado a esos países para mostrar esta realidad en sendos reportajes periodísticos: «Armas para el cartel» y «Armando al enemigo», que DMAX emite hoy y el próximo miércoles a las 22:30 horas. «Este proyecto surgió cuando hace unos años vi a un miembro de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que portaba el fusil de asalto AR-15 en cuya empuñadura estaba escrita en inglés la Segunda Enmienda de la Constitución de EE UU, que protege el derecho de su pueblo a poseer y portar armas», afirma Beriain, que añade que «la gran paradoja es que la derecha estadounidense que defiende esta potestad indirectamente facilita que las guerrillas marxistas y comunistas puedan tenerlas. Son rifles y ametralladoras pasando por granadas de mano. Pero no hay cifras oficiales de ventas, ya que el Estado no tiene registros».

Limpieza social

La imaginación se activa para pasarlas por la frontera. Como se puede ver en el programa, uno de ellos desmonta el arma para posteriormente pegarse sus piezas en el cuerpo. El periodista vuelve al territorio del cartel de Sinaola y graba cómo los sicarios cortan una carretera con el fin de que aterrice una avioneta con el cargamento. El viaje de vuelta lo hará transportando toneladas de droga. «No solo se utilizan para proteger sus laboratorios y a los capos, también para decidir quién debe morir», apunta.

Desde 2000, se estima que han sido asesinadas 2,5 millones de personas en Centroamérica e Iberoamérica. Este año, El Salvador es el país con mayor número de homicidios, con un promedio de diez asesinatos diarios. Beriain ha filmado a los maras en acción –«uno de sus principales cometidos es la ''limpieza social'', es decir, eliminar a rateros y violadores, entre otros», dice Beriain– y con un narcotraficante. La cotización de las armas crece en proporciones geométricas. Si el fusil AR-15 cuesta entre 500y 700 dólares en EE UU, en México asciende hasta los 3.000 y en Colombia puede superar los 6.000. «A mayor distancia desde el punto de origen, más se encarece el producto. Sin embargo, lo más preocupante es el coste de la munición: las balas pueden pasar de unos céntimos a tres euros», explica.

¿Y qué puede hacer la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y explosivos (ATF) americana? Poco o nada, ya que, según apunta Beriain, «el control entre la frontera de EE UU y México es muy permisivo menos con la inmigración».