135 primates amenazados por la falta de fondos para mantenerlos

El centro acoge el 80% por ciento de las incautaciones de primates, pero solo reciben ayudas para uno o dos meses.

Este santuario de simios de Madrid acoge el 80% por ciento de las incautaciones de primates, pero solo reciben ayudas para uno o dos meses.

Willow, un mono capuchino, vivía encerrado en una jaula diminuta. Las vértebras de la columna se le soldaron al no poder moverse y está deformado. Gombe, un chimpancé macho, fue abandonado en un cubo de basura. Padece el síndrome de la mano ajena, una especie de epilepsia. El orangután Boris fue vendido a un circo cuando era una cría y utilizado en espectáculos. Padece diabetes y tiene atrofiados varios músculos. Manuela, una chimpancé hembra, fue utilizada como modelo publicitaria y sufre secuelas psicólogicas.

Son algunos de los 135 primates rescatados de traficantes, de particulares que los han abandonado, de circos que los han explotado y que se recuperan en este santuario de simios único, el mayor de España y que se encuentra en algún lugar de Madrid...

Un hogar, que ahora podría cerrar por falta de fondos. Aunque el ochenta por ciento de los primates incautados pertenecen al Estado, éste aporta unas ayudas para cubrir apenas dos meses de gastos.

Rainfer, como se llama el centro, es mantenido en gran parte con los ahorros familiares, las donaciones y las visitas. Ya han conseguido 400 padrinos, pero cualquier ayuda es poca para salvar este pequeño planeta de los simios. Aquí puedes colaborar.