MENÚ
jueves 14 diciembre 2017
17:42
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Ricky, el «Chacho» y donde siempre

En un partido muy incómodo, los dos bases impulsaron a España a cuartos cuando Turquía todavía era una amenaza. Espera Alemania

  • Ricky Rubio quien sentenció el triunfo con dos triples seguidos para gozar incluso de un cómodo final
    Ricky Rubio quien sentenció el triunfo con dos triples seguidos para gozar incluso de un cómodo final / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

11 de septiembre de 2017. 05:26h

Comentada
Mariano Ruiz Díez 10/9/2017

Como en todos los grandes campeonatos desde hace 16 años España ya está en cuartos de final. Cuando el Eurobasket termine y la Selección eche la vista atrás es muy probable que Turquía haya sido el rival más incómodo en todo el torneo para los chicos de Scariolo. Durante más de tres cuartos el partido se movió en una dinámica asfixiante. Costó respirar en Estambul. Los turcos lograron sembrar de tachuelas el camino hacia cuartos. Pocas veces se ha visto a España manejarse con tan pocas comodidades ante un rival manifiestamente inferior. En otro escenario Turquía habría durado medio asalto. En Estambul, los otomanos aguantaron hasta que el «Chacho» encontró la ayuda de Ricky Rubio en el último cuarto. Ahora llega Alemania. Schroder y sus escuderos se cargaron a Francia demostrando que el equipo germano después de Nowitzki es capaz de competir. España sigue siendo muy favorita para alcanzar las semifinales.

Después de la lesión de Llull, Scariolo ha manejado la presencia de dos bases en cancha en los momentos más exigentes. Y Turquía estuvo cerca de llevar a España a una situación límite. «Hoy han sido ‘‘Chacho’’ y Ricky y otro día será otro», comentó San Emeterio en zona mixta sobre la actuación de sus dos compañeros exteriores. El tinerfeño fue el único que actuó con clarividencia durante los tres primeros cuartos. Todo el mundo vivió agobiado. Cuando España peor lo pasaba (43-46, min 30) fue el desatascador. Un par de triples, uno de ellos vital, cuando sonaba la bocina de final del tercer cuarto, y tres canastas de fabricación propia aliviaron a un grupo que nunca se encontró a gusto.

Las opciones de Turquía pasaban por enfangar el partido. Y lo lograron durante muchos minutos. Primero decidieron pelear con dos grandes contra los Gasol. Los gigantes turcos empezaron a cargarse de faltas, pero al menos minimizaron el daño de los hermanos. Luego releyeron el partido y cambiaron el plan. Apostaron por jugar con cuatro exteriores y las dificultades para España crecieron. Hubo un buen arranque (12-24), pero con cuatro «bajitos» y muriendo en cada defensa los turcos llevaron el choque a su terreno. Korkmaz jugó el partido de su vida, Turquía encadenó un par de triples, como había advertido Scariolo, y España se encontró con un problema que resolver en el arranque del último cuarto.

Ahí apareció Ricky Rubio. El base de los Jazz está viviendo su mejor torneo con la Selección. Es el jugador más consistente del equipo incluso por encima de los Gasol. Está ofreciendo el nivel que mostró en los Timberwolves después del «All-Star». Y eso es mucho. Ese Ricky es un factor diferencial y no sólo en un lado del campo. El jugador al que dejaban lanzar por sus malos porcentajes de tiro es pasado. De ahí el comentario que hizo después de un partido en la primera fase: «Que me sigan flotando». Turquía decidió dejarle lanzar para cerrarse sobre Marc y Pau y ahí cavó su tumba. Ricky es el segundo anotador de España (11 puntos por partido) y sus porcentajes de tiro son sobresalientes (50 por ciento en tiros de dos, 12/25 en triples y 95 por ciento en tiros libres). Esos números los ratificó en un último cuarto brutal. Anotó 12 puntos casi consecutivos que despegaron a España y depararon un final de partido desahogado. Nada que ver con lo anterior. «Tengo confianza, estoy en un momento muy bueno y voy a seguir así», comentó a Cuatro, sudoroso después de su exhibición.

Turquía hizo la vida imposible a los Gasol. El problema para los rivales de España es que el arsenal de la Roja no acaba ahí. El «Chacho» se fabrica canastas como ningún otro jugador de perímetro y el nuevo Ricky es un jugador fiable en los momentos de la verdad. El último en sumarse al quinteto titular de los minutos finales, un papel que estaba reservado para Abrines o San Emeterio, ha sido el menor de los Hernangómez. Juancho ratificó en el primer cruce su explosiva primera fase. No se cortó. Sus ocho puntos llegaron en el último cuarto y su defensa a Osman le convirtió en una pesadilla para la referencia turca. España sobrevivió.

Ficha técnica:

73 - España (19+14+16+24): Pau Gasol (11), Rubio (15), Marc Gasol (10), San Emeterio (4) y Navarro (8) -equipo inicial-, Rodríguez (11), Willy Hernangómez (2), Sastre (2), Oriola (2) y Juancho Hernangómez (8).

56 - Turquía (10+15+18+13): Osman (8), Erden (6), Mahmutoglu (10), Sanli (4) y Sipahi (2) -equipo inicial-, Veyseloglu (4), Balbay, Guler (2), Hersek, Aldemir, Korkmaz (20) y Koksal.

Árbitros: Cristiano Maranho (BRA), Takaki Kato (JAP) y Tomas Jasevivius (LIT). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Europeo 2017 disputado en el Sinan Erden de Estambul ante 9.934 espectadores.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs