¿Cómo hacer negocio con el Black Friday?

Cuando llegan estas fechas, todo el mundo está centrado en hallar chollos y gangas, pero pocos se centran en ser los que proponen estas ofertas. Estas son las claves para conseguirlo.

"Black Friday" y "Cyber Monday", la seguridad ante todo
Cartel instalado en una tienda de Madrid con motivo de la celebración del "Black Friday" / EFEEmilio NaranjoEFE

Es la guerra. Así de sencillo. Quienes quieran comenzar a vender artículos de segunda mano o nuevos (como regalos que nunca usaremos), sean de dispositivos tecnológicos, muebles o ropa, deberán enfrentarse a gigantes como Amazon o AliBaba. ¿Cómo conseguirlo? Hay que seguir una serie de pasos que son muy similares, tanto si queremos vender en páginas especializadas, como Wallapop o Vibbo, como si elegimos redes sociales para ello. En este último caso sí hay que tener en cuenta que puedes tener muchos seguidores en Instagram o amigos en Facebook, pero no son clientes y puede que les moleste (y dejen de seguirte) si ven que cambias tus publicaciones habituales para convertirte en un vendedor. La opción, si las ventas serán algo habitual, es crear una cuenta alternativa e invitar a los contactos.

Una vez abierta la cuenta comienza la “diversión”.

La competencia

Previamente comentábamos que vamos a enfrentarnos contra gigantes y también contra vendedores igual de modestos que nosotros. Por eso hay que tener en cuenta la competencia. Saber quienes venden artículos similares al que publicamos nosotros nos informará sobre el margen de precios en los que se mueven los compradores. Y aquí viene una clave importante: los que buscan un producto pueden poner un límite de precio, por ejemplo, no más de 100 euros. Si como vendedores ponemos un precio redondo y eso nos impide entrar en los límites y aparecer en menos búsquedas.

El anuncio

Este es un ejercicio de inteligencia. Lo primero: palabras claves. No poner iPhone 11 si vendemos una cazadora de piel, por más que nos genere más visitas. Tanto los usuarios como las páginas pueden penalizarnos por ello. Para un mueble, por ejemplo una cajonera, podemos poner: mueble, madera cedro, cajonera, decoración, hogar, salón…

Luego el título. Este debe ser directo y preciso. Vendo móvil chino, no es lo mismo que Huawei Mate 30, 128 GB, 6GB memoria. Cuanta más información en el título, mejor. El texto también debe ser informativo, sin ser un manual de usuario. Si es ropa, mencionar la talla, el material, etc. Si es tecnología, las principales características. Y siempre el estado o tiempo de uso. Y finalmente las fotos. El producto debe estar, obviamente limpio y mostrarse en diferentes ángulos. La venta entra por los ojos y es mejor si no hay ninguna persona en la imagen, excepto que aporte algo: si es una prenda podemos decir que quien la lleva tiene determinada altura y utiliza una talla determinada. Pero nada más. Y como mucho, 8 fotos y nunca sacadas de internet. Obviamente es fundamental no cometer errores ortográficos.

Contacto

Puede que tengamos cierto temor a dar nuestros datos personales a desconocidos. Pero todas las plataformas permiten intercambiar mensajes sin necesidad de dar número de teléfono o dirección. De todos modos, sea cual sea nuestra decisión para que nos escriban, la información de contacto debe estar muy visible. Y cualquier problema, también podemos bloquear el número de teléfono si no queremos hablar con determinado cliente. Eso sí, si la razón de ello es un comportamiento inadecuado o insistente, conviene guardar los mensajes, si los hubiera. Esto nos permitirá responder con pruebas si nos hacen una crítica.

Planificación

Una vez que todo esté preparado, se puede publicar. Pero no es lo mismo hacerlo a las 4 de la tarde o las 10 de la mañana, que a las 8 o a las 19:30. Y tampoco es igual un domingo que un viernes. En general no miramos el móvil para realizar compras, en el trabajo. Sí lo hacemos cuando vamos a la oficina, cuando regresamos a casa o por la noche, al acostarnos. Esas son las mejores horas para publicar. Otro detalle, en internet todo se mueve muy rápido y muy pronto nuestro anuncio estará sepultado por decenas. Si queremos que siga teniendo visibilidad, basta modificar un poco el título, cambiar la foto principal y volver a publicarlo para que se sitúe, nuevamente entre los primeros. ¿Nos vamos de vacaciones? Perfecto: podemos publicar el anuncio en dos comunidades distintas. Otro detalle que facilita la venta: el canje. No es mala idea indicar si estamos dispuestos a aceptar cambios por otro producto que nos interese.

En cuanto a los envíos, la política general es que los paga el comprador. Esto no nos exime de realizar un envío cuidado que garantice su llegada segura y sin daños. Eso nos subirá la nota en nuestra página.

Venta

Ya nos ha contactado un interesado y, a menos que tengamos algo muy exclusivo en venta, también se ha contactado con otros. Aquí quien responde primero, gana. Para ello podemos tener preparada una plantilla básica, ya que casi siempre serán las mismas preguntas: ¿haces rebajas? , ¿en qué estado se encuentra? , ¿dónde lo recojo?, etc. Todo esto hará que sea más sencillo para el comprador y que tu página tenga mejor puntuación por respuesta rápida. Aquí también es importante la educación: no vale hablar con la K la Y para responder más rápido. Eso también suma puntos.

Promoción

Hay diferentes estrategias para lograr la atención de clientes. Una es renovar el anuncio, otra posibilidad es poner, junto al producto la frase Urge vender. Tenemos que estar dispuestos a una rebaja si optamos por esta vía. Las otras opciones, dependiendo del valor del productos, es promocionarse. Páginas como Wallapop o Vibbo y las redes sociales permiten, por cifras tan pequeñas como 2 euros, promocionar el producto y hacer que llegue a mucha más gente. Con esta pequeña inversión los anuncios aparecerán más grandes, incluyen un título destacado y muestran una descripción, además de incluir un botón de chat.

También es posible pagar para que se destaque nuestro perfil completo como vendedor, muy útil si tenemos varios productos de diferentes ámbitos. Esto también facilitará que los demás usuarios nos guarden como favorito. Y, por si fuera poco, el perfil se visualizará en una sección de perfiles destacados y los anuncios se destacarán en las búsquedas.

Hacienda

Nos guste o no, el actual sistema tributario incluye este tipo de operaciones en las declaraciones que tenemos que hacer por vender artículos en internet. Que muy poca gente lo haga es otra cosa. Lo que dice la ley es que las ventas de segunda mano en internet no se diferencian de las que se realizan entre particulares, por lo tanto deben pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, lo que significa como mínimo el 4% del valor real del objeto, dependiendo de la comunidad donde resida el comprador. Así, la teoría indica que se debería rellenar el Modelo 600 de la Agencia Tributaria para autoliquidar el Impuesto de transmisiones patrimoniales. Este formulario incluye los datos del comprador y del vendedor, el tipo de operación y los datos de lo que has comprado. Claro que esto nadie lo hace y para Hacienda controlar el volumen de operaciones diarias (en Wallapop hay 8 millones de usuarios activos) es prácticamente imposible, pero si nos detectan hay multa.