La hostelería y el ocio nocturno se manifiestan en Andalucía para pedir el rescate del sector

Rechazan el cierre obligatorio de las salas de fiestas y exigen más ayudas a la Junta y al Gobierno central

La federación Andalucía de Noche, que aglutina las salas de fiesta y discotecas, y las asociaciones de hosteleros se han manifestado este martes en las capitales de provincia de Andalucía para mostrar su rechazo por el cierre obligatorio del ocio nocturno y las restricciones que sufre la hostelería por la situación generada por la pandemia, por lo que reclaman a la Junta de Andalucía un “plan de rescate” y advierten que “costará mucho” reactivar la economía “si hay tantas empresas de hostelería cerradas”.

Así lo ha resumido el presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), Javier Frutos, quien ha precisado que las movilizaciones van principalmente contra el gobierno autonómico porque a día de hoy es quien tiene las competencias para imponer las restricciones actuales. No obstante, también le reclaman su ayuda también para “que representen a todos los hosteleros” frente al Gobierno de España para pedir la prorroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o a los ayuntamientos por el pago de tasas.

“De todas las administraciones necesitamos ayuda de ellas, por eso el plan de rescate tiene que ser global”, ha argumentado, antes de apuntar que esperan que con esta primera manifestación “los políticos abran un poco los ojos”.

Ha informado que aproximadamente el 35-40 por ciento de empresas de hostelería están cerradas, “muchas definitivamente, otras no saben”, y que solo en la provincia de Málaga prevén que de mantenerse la situación actual sin cambios en las ayudas o restricciones cerrarán unos 5.000 establecimientos y se perderán 25.000 empleos.

Por su parte, el vicepresidente de Andalucía de Noche, Juan Rambla, ha criticado que la Junta “no se ha sentado a negociar” desde que impusieron su cierre ya fuera del estado de alarma y ha afirmado que las ayudas que han sacado de en torno dos millones de euros a repartir entre el ocio nocturno, el ocio infantil y los parques infantiles -estos dos últimos no han podido reabrir en ningún momento desde marzo- “es a todas luces insuficiente”. “Con eso no hay ni para pagar una mensualidad de todos esos negocios en Andalucía, es un gesto de cara a la galería, pero no es nada que realmente nos haya ayudado”, ha lamentado.

Ha afirmado que hay una mayoría de locales que ni siquiera han abierto desde marzo y que es “insostenible” la situación económica en la que se encuentran, “sin ningún tipo de ayuda” y afrontando los gastos de alquileres, suministros, seguros sociales de los trabajadores y otros.

“Se esta aguantando gracias a los préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), pero en el momento en que haya que empezar a devolverlos, si no tenemos ingresos, ¿cómo vamos a devolverlos? ¿Cómo vamos a seguir pagando seguros sociales si no nos permiten abrir los negocios?”, ha argumentado.

Según datos aportados por la Federación Onubense de Empresarios (FOE), en Huelva la manifestación ha juntado a unas 500 personas.

Preguntado por la reconversión de salas de fiesta y discotecas en cafeterías como alternativa para reabrir, Rambla ha dicho que a algunos empresarios les puede venir bien porque es una forma de tener algún ingreso, pero no una solución para el sector.

“Eso son decisiones personales de cada empresario, hay algunos tipos de negocio, pequeños sobre todo, que se agarran a un clavo ardiendo, pero no es una solución para nuestro sector porque realmente no podemos hacerle la competencia a nuestros compañeros de las cafeterías ni nuestros locales están preparados para eso”, ha expuesto.

La Federación Andaluza de la Hostelería, que engloba a las asociaciones más representativas de las ocho provincias, ha difundido un manifiesto en el que señala que todo el sector, bares, cafeterías, discotecas, servicios de catering y otros, vive “con gran preocupación, incertidumbre e indignación la situación actual de desamparo y señalamiento por parte de las instituciones”.

A su juicio, los cierres y las restricciones aplicadas por las administraciones se han llevado a cabo sin contar con el conocimiento del sector y “en muchos casos” sin respaldo científico que garantice su eficacia. Aún así, “se sigue poniendo el foco en la hostelería, a pesar de su compromiso con las medidas de protección, higiene y distanciamiento social, en un escenario donde los rebrotes” y eso que los contagios “no han descendido, sino que más bien al contrario, se han incrementado sustancialmente”.

Por ello, apuntan que el sector “no es el problema, es parte de la solución”, y afronta esta crisis sin precedentes que amenaza con destruir “miles de empresas y cientos de miles de empleos”.

Entre otras medidas, los hosteleros piden una bonificación del cien por cien respecto a las cotizaciones de los trabajadores en ERTE; su prórroga hasta que se retome la actividad sin restricciones; un tipo de IVA superreducido en el sector hasta la normalización de la actividad; eliminación de impuestos que gravan el consumo de energía, disminución de los módulos y bonificación de las tasas de juego al cien por ciento durante las restricciones; o la exención del pago de la cuota de autónomos.

Respecto a la administración local, se precisa la bonificación del cien por cien del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI y del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), así como de las tasas de ocupación de vía pública y demás tasas municipales en los periodos de cierre vividos estos meses, y en los que se hayan producido o se vayan a producir restricciones.