Gabriel Retegui: excelencia en tratamientos de hipertensión

Una revolución constantepara tratar la hipertensión

Sergio Alonso, Francisco Marhuenda, María Luisa Carcedo y Gabriel Retegui
Sergio Alonso, Francisco Marhuenda, María Luisa Carcedo y Gabriel Retegui

Gabriel Retegui García de Quesada es uno de los médicos de trayectoria de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ya que comenzó su andadura en 2006 con el equipo de Cardiología del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, en Sevilla, para trasladarse al Hospital San Juan Grande, de Jerez de la Frontera (Cádiz), un centro hospitalario con más de 90 años de historia en la ciudad y en plena expansión en cuanto a servicios y especialidades se refiere.

El reconocimiento que recibe ahora del suplemento A TU SALUD supone una alegría y un motivo importante de satisfacción «que compartimos todos los integrantes de la unidad por el trabajo realizado en los últimos años», explica el cardiólogo, que añade que «un premio como éste también hace que los pacientes tengan aún más confianza en el hospital y en su equipo médico, algo que es muy importante porque refuerza nuestro vínculo con el paciente y con su entorno».

La unidad de Cardiología del Hospital San Juan Grande ha realizado en el último año un gran esfuerzo para incorporar nuevo equipamiento médico, con dispositivos de diagnóstico de nueva generación que permita a los gaditanos asistir a una unidad a la vanguardia de la patología cardiovascular. En la actualidad, este servicio de Cardiología ha logrado una sinergia muy satisfactoria a la hora de trabajar con los distintos servicios del hospital: urgencias, consultas externas, hospitalización o cirugía, lo que les ha permitido convertirse en punto de referencia para cualquier enfermedad que esté relacionada con el área cardiovascular.

Como gran proyecto inmediato, comenzará a funcionar una unidad especializada en hipertensión, abordando casos de cualquier complejidad, que comprenda tanto el diagnóstico y el tratamiento como el estudio y la repercusión en los distintos órganos diana. El desarrollo de nuevas herramientas diagnósticas y de nuevos tratamientos hace que se incrementen los beneficios que los cardiólogos puedan aportar a los pacientes respecto a la prevención y al pronóstico de la patología cardiovascular. Esto, sumado a la integración de los distintos profesionales en áreas especializadas, como la futura unidad de hipertensión, es lo que les permitirá minimizar el impacto de la enfermedad y mejorar el pronóstico de cada uno de los paciente que sean atendidos.

A partir de aquí, Gabriel Retegui indica que el próximo objetivo es la incorporación de la telemedicina, lo que permitirá un mayor acercamiento entre el profesional sanitario y el paciente, detectando así precozmente los casos de empeoramiento clínico y previniendo un mayor número de complicaciones.

La innovación tecnológica aplicada a la práctica clínica es un aspecto fundamental a la hora de abordar la situación del afectado en esta unidad de Cardiología. Sin embargo, el modelo de atención de la Orden de San Juan de Dios, por el que la persona y su entorno se sitúan en el centro de esa asistencia personalizada, son aspectos claves para Retegui. «Estamos trabajando con lo más preciado para el ser humano: su salud y la de su familia. Por ello, pretendemos ser un referente no sólo en cuanto a conocimientos técnicos se refiere, sino también por nuestra disponibilidad, cercanía en el trato y ética profesional con cada uno de nuestros afectados, detalles que resultan fundamentales en la Medicina actual y que aportan una mejor atención a la persona enferma», añade.El doctor Retegui destaca por su amplia experiencia en los tratamientos de hipertensión, insuficiencia cardiaca, angina de pecho, arritmias y valvulopatías, así como en la realización de pruebas complementarias (ecocardiografía, pruebas de esfuerzo, holter de frecuencia, holter de tensión, mesa basculante). A su juicio, en el área cardiovascular se han realizado importantes avances en los últimos años, tanto en las técnicas de diagnóstico como en el tratamiento, pero sin olvidarse del paciente, quien debe conocer y entender su enfermedad: «Crear un ambiente relajado, mantener un trato agradable y cercano entre el persona y los pacientes y establecer un clima de confianza para que puedan resolver sus dudas, son cuestiones fundamentales en la consulta que no debemos olvidar».

Atención especializada

El Hospital San Juan Grande, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, se puso en marcha en 1927 para la atención de los jerezanos, comenzando con un trato especializado hacia niños afectados de poliomielitis. A medida que la enfermedad se extinguía gracias a la aparición de la vacuna, las necesidades de los jerezanos fueron haciendo que el centro se convirtiera en un hospital con todas las especialidades clínicas. Actualmente, cubre la atención en cualquier etapa de las personas, pues ha incorporado el servicio de Pediatría y Atención Temprana.