«El Icomem es de los médicos y no hay cabida para actividades ajenas a la profesión»

«No podemos permitir que ninguna empresa con ánimo de lucro obtenga beneficios en detrimento del servicio a los colegiados». «Somos una candidatura independiente con perspectiva de respeto y transparencia en la gestión»

Miguel Ángel Sánchez Chillón / Candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid
Miguel Ángel Sánchez Chillón / Candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid

Se presentó en 2012 a la presidencia del Icomem, no ganó y ahora repite. ¿Qué le ha llevado a ello?

-Nos presentamos con una idea de renovación del Colegio basada en la transparencia de gestión, en la independencia de intereses empresariales y con conocimiento de los problemas de los profesionales, de las fórmulas para resolverlos y con la experiencia para llevarlos a cabo. Desde entonces hemos seguido implicándonos en todo lo relacionado con los médicos de Madrid y hemos seguido denunciando lo que estaba mal hecho tanto dentro como fuera del Colegio. Tanto por seguir la trayectoria marcada como por la confianza depositada en nosotros por muchos colegas, decidimos seguir la línea iniciada en 2012 y presentarnos a estas elecciones. Llevamos cuatro años denunciando las irregularidades del Colegio y extraño sería que teniendo la oportunidad de intentar aplicar nuestras soluciones, no lo hiciéramos.

-¿Qué propuestas tiene ahora para esta nueva legislatura?

-Presentamos un programa que quiere posicionar al Colegio en la sociedad del siglo XXI con una perspectiva de respeto, liderazgo social y transparencia en la gestión. Somos una candidatura independiente, de médicos en permanente contacto con la práctica médica diaria, con experiencia y conocimiento en la gestión, dirección de asociaciones, organizaciones y administraciones, y que no tenemos más intención que devolver al Colegio y a los médicos al lugar que siempre les ha correspondido en la sociedad. Nuestras propuestas son muchas, pero el ofrecimiento del Colegio a las sociedades científicas médicas, la participación mediante las Tecnologías de Información y Comunicación, la renovación de los Estatutos, la gestión eficiente dirigida a dar más servicios al médico, la defensa profesional integral con una asesoría jurídica volcada en ello, la agrupación de los médicos residentes en una Mesa de nueva creación, el desarrollo de acuerdos para facilitar la permanencia del médico jubilado con su ámbito laboral, la participación del Colegio y los médicos en programas de cooperación, la implicación del Colegio, un trato digno al médico que trabaja en ejercicio libre y todo con transparencia en la gestión, podrían ser los pilares fundamentales de un programa serio y bién estudiado.

-¿Cómo se enfrenta a una presidencia de un colegio en el que las cuentas de 2015 no están aprobadas y las irregularidades han sido una constante durante los últimos años?

-Si fuéramos elegidos por los médicos de Madrid, lo primero que habría que hacer sería un inventario patrimonial y comprobar el estado de los contratos existentes, así como la realización de una auditoría de la situación real del Colegio. A continuación, siguiendo la línea de transparencia que nos hemos fijado, presentar todo ante la asamblea de compromisarios para que sea ella la que decida sobre los temas fundamentales. Dicha asamblea habría que terminar de constituirla de forma prioritaria, ya que, después de todo un mandato, está sin formalizar. Nos vemos obligados, no antes del mes de marzo, a presentar unos presupuestos para 2016, ya que la junta directiva saliente, aduciendo el cambio, no quiso hacerlo. Esperemos que ese mismo criterio, no justificado para los presupuestos, lo hayan seguido con los contratos con empresas externas al Colegio, suspendiendo la renovación de los mismos para que quede a criterio de la junta entrante y la corporación no tenga que penar con hipotecas innecesarias que no beneficien a los colegiados o graven los presupuestos.

-¿Qué posición tiene su candidatura respecto a las empresas ubicadas en el Colegio?

-El objetivo en materia de gestión es aumentar los servicios a los médicos y disminuir los de administración. Respecto a las empresas que hay dentro del Colegio, hay que optimizar esa gestión asumiéndola desde la propia junta directiva, bajo el control de la asamblea y eliminando cualquier tipo de relación no beneficiosa para los médicos. No podemos permitir que ninguna empresa con ánimo de lucro obtenga beneficios en detrimento del servicio a los colegiados. El Colegio es de los médicos y no tienen cabida actividades ajenas a la profesión para mayor gloria de empresas externas.

-Tras cuatro años de escándalos en el Icomem, ¿cómo va a tratar de devolver la confianza a los colegiados?

-El respeto hay que ganárselo cumpliendo las promesas realizadas, haciendo que el colegiado se sienta partícipe de lo que allí se hace y mejorando los servicios de protección al médico en materia de agresiones, asesoramiento, etc. Entonces se recuperará la imagen, la dignidad y el papel que el Colegio debe tener en la sociedad, y que es necesario tanto para los ciudadanos como para los propios médicos.

-Si resultara ganador, ¿cuáles son las prioridades más inmediatas de cara a 2016?

-Lo prioritario es empezar a trabajar ofreciendo un colegio útil al médico, comprometido con los problemas que tienen los distintos niveles asistenciales y ámbito de edades. En materia de participación del médico hay una parte que se haría a través de las Sociedades Científicas Médicas (SS CC). Nuestro pilar fundamental es establecer una relación con dichas SS CC para que hagan uso de la sede colegial, tanto desde el punto de vista logístico como del local para desarrollar allí las actividades dirigidas a los médicos. Las SS CC conformarían la comisión científica del Colegio de Médicos y darán asesoramiento y elaborarían las guías, protocolos, etc de cada rama de la medicina. Dicha comisión científica ha aparecido en la memoria colegial durante muchos años y su actividad ha sido nula. Simultáneamente, habrá que dar los pasos para dignificar las condiciones de los médicos de hospitales, urgencias, atención primaria urbana y rural y de muchos que desarrollan su actividad en el ejercicio libre exclusivamente. Intermediar ante las compañías de seguro libre para iniciar conversaciones como interlocutor de los médicos. Formar una mesa de médicos residentes para que tengan un foro de puesta en común de los problemas de su formación. Continuar con el programa iniciado desde la OMC para que los médicos jubilados sigan en contacto con su ámbito laboral y desarrollen sus conocimientos sobre la medicina. Desarrollo de una biblioteca virtual acorde con la importancia de un colegio como el de Madrid e iniciar relaciones institucionales que conlleven beneficios para los médicos y para la ciudadanía.