Leoncio Arribas: «Hay motivos para ser optimistas en la lucha contra el cáncer»

«Los avances han permitido que el paciente afronte la enfermedad y el tratamiento con una mejor calidad de vida»

  • Leoncio Arribas/ Jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del IVO
    Leoncio Arribas/ Jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del IVO
Valencia.

Tiempo de lectura 8 min.

01 de agosto de 2018. 16:04h

Comentada
A.V.  Valencia. 1/8/2018

ETIQUETAS

La Radioterapia, junto con la Cirugía y los tratamientos sistémicos, son los tres pilares básicos en la lucha contra el cáncer. Básicamente se trata de administrar energía en forma de radiación ionizante, capaz de matar las células malignas intentando evitar la irradiación del tejido sano de alrededor del tumor. Hay tres tipos de tratamiento con radiación: la radioterapia externa en la que el paciente recibe la irradiación desde fuera; la braquiterapia, que permite introducir catéteres o agujas en el tumor para irradiar el tumor desde dentro y la radioterapia metabólica en la que se administra el producto radiactivo por vía venosa o vía oral. Así explica el jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Instituto Valenciano de Oncología de qué trata esta especialidad que sigue siendo una gran desconocida para muchos.

-¿Qué ventajas supone este tratamiento respecto a otros?

-La Radioterapia se puede administrar como tratamiento único o bien combinado con quimioterapia y/o cirugía. La gran ventaja es que nos permite realizar tratamientos conservadores de órgano en muchas localizaciones tumorales, sin necesidad de extirpar la totalidad del órgano afecto. La Radioterapia se utiliza principalmente con intención curativa principalmente en tumores cerebrales, de cabeza y cuello, pulmón, esófago, mama, recto, próstata y ginecológicos. Con intención paliativa controlando síntomas como dolor, sangrado, en la mayoría de tumores.

-¿Qué porcentaje de población usará a lo largo de su vida este tratamiento?

-Hace diez años los pacientes con cáncer que recibían radioterapia en algún momento de su enfermedad eran el 40%, con las nuevas técnicas de radiación la cifra ha subido al 60%. Es cierto que estamos viviendo unos tiempos apasionantes en cuanto a la aparición de nuevas técnicas y nuevos tratamientos que están consiguiendo mejorar la respuesta y la supervivencia de tumores que hasta hace poco tenían una expectativa de vida muy corta, como el cáncer de pulmón; pero de momento, la radioterapia sigue participando de manera activa en estos nuevos tratamientos. Por otra parte, en los últimos años, se está observando una mayor utilización de radiaciones a dosis bajas, en patologías benignas como la tendinitis, artrosis, enfermedad de Dupuytren y en oftalmopatías de Graves Basedow.

-¿Cuándo hablamos de éxito en un tratamiento con Oncología Radioterápica, de qué hablamos?

- Se conoce que de cien pacientes con cáncer 18 son curados con cirugía exclusiva, 12 con radioterapia, seis con combinaciones de cirugía y radioterapia y cinco-diez con tratamientos sistémicos. Con la mayor experiencia en combinaciones de nuevos fármacos (no quimioterápicos) como dianas moleculares, anticuerpos, inmunoterapia, etc... con la cirugía y radioterapia estos números mejoran.

-¿Qué relación tienen los avances en la calidad de vida del paciente?

-Me gustaría recalcar dos puntos dentro de este apartado, el primero es que con las nuevas técnicas de radiación, el volumen de tejido sano irradiado es mucho menor, por lo que los efectos secundarios disminuyen, mejorando la tolerancia. La mejora tecnológica permite acortar la duración del tratamiento, hemos pasado de entre cinco y siete semanas, a 3,5-cuatro semanas, en tumores de mama y próstata. Esta situación mejora la calidad de vida ya que, por una parte, disminuimos dichos efectos secundarios y por la otra, disminuimos los viajes que deben realizar los pacientes desde su domicilio al hospital. En la mayoría de servicios de Oncología Radioterápica existen consultas de Enfermería Oncológica principalmente para prevención y seguimiento del paciente durante el tratamiento radioterápico; todo ello contribuye a que el paciente afronte la enfermedad y la terapia con una mejor calidad de vida.

-¿Cuál es la oferta asistencial del IVO en esta área?

-En el IVO asimilamos rápidamente los ensayos de reducción del tiempo de tratamiento, participamos de forma activa en el ensayo europeo que demostró que la radioterapia (en forma de braquiterapia) tras la cirugía conservadora de la mama e irradiación parcial en tumores de bajo riesgo, era posible administrarla en cinco días, con el mismo control y con menor irradiación del pulmón y del corazón. Tenemos protocolos en los que realizamos la extirpación del tumor por parte del cirujano y en el mismo acto quirúrgico se realiza la irradiación con la modalidad de braquiterapia, principalmente en tumores de mama y de lengua consiguiendo que la paciente en 10-12 días esté operada e irradiada. Disponemos de la tecnología necesaria para poder realizar tratamientos de radiocirugía cerebral y extracerebral, tratamientos de radioterapia imagen guiada con intensidad modulada (IMRT), así como poder realizar la Braquiterapia tanto de baja como de alta tasa de dosis y tratamientos con control de la respiración en tumores de pulmón y de mama izquierda.

-¿Por qué resulta importante el trabajo multidisciplinar?

-El enfoque inicial del tratamiento es muy importante existiendo mayor probabilidad de éxito si las decisiones se toman dentro de un comité tumoral multidisciplinar en donde cada especialista aporta su conocimiento y experiencia en la lucha contra el cáncer (cirujanos, oncólogos radioterápicos, oncólogos médicos, patólogos, especialistas de la imagen, biólogos moleculares, médicos de paliativos, enfermeros, psicólogos...).

-Si tuviera que nombrar el avance más importante en la radioterapia en la última década, ¿cuál sería?

-Me gustaría destacar varios avances, entre ellos la utilización de la técnica de radiocirugía para tumores extracerebrales; la Radioterapia imagen guiada con intensidad modulada (conocida como IGRT/IMRT); la combinación de la cirugía con la braquiterapia intraoperatoria e incluso con aceleradores de electrones que están dentro del quirófano o la combinación de la SBRT con los tratamientos de inmunoterapia.

-¿Hay motivo para la esperanza en la lucha contra el cáncer?

-Sí que hay motivo para ser optimistas. Nos gustaría avanzar más rápidamente, pero en los últimos diez años hemos tenido grandes avances en mejores campañas de prevención, deshabituación del hábito tabáquico, menor consumo de alcohol, fomentar el ejercicio, dieta rica en frutas y verduras, diagnóstico precoz, tecnología de la imagen diagnóstica, descubrimiento del genoma tumoral y de las mutaciones de proteínas que pueden desencadenar el cáncer, se ha progresado en las técnicas quirúrgicas y de radioterapia, en la obtención de fármacos dirigidos para esas mutaciones, se utiliza más la medicina paliativa, e incluso la medicina integrativa junto a la tradicional y la puesta en marcha de los comités multidisciplinarios han hecho posible que los pacientes se curen más, vivan más tiempo y con mejor calidad de vida. Queda mucho por hacer, pero hemos avanzado de manera muy importante en la lucha contra esta enfermedad.

PERFIL

- Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia en 1982.

- Especialista en Oncología Radioterápica por el Hospital Valdecilla de Santander en 1987.

- Doctor en Medicina por la Universidad de Valencia en 2013.

- Jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), desde 1998.

- Profesor contratado doctor de «Oncología Médica y Radioterapia» y de «Medicina Paliativa» de la Universidad Católica de Valencia. Titulo reconocido por la Aneca. Con dos sexenios de Investigación reconocidos por la Cneai.

Últimas noticias