Relación entre jóvenes y psicosis

La psicosis es una enfermedad mental que se caracteriza por una pérdida de contacto con la realidad. El primer episodio psicótico en varones suele ocurrir entre los 15 y los 30 años. Adaptar el tratamiento a la vida y necesidades del paciente con psicosis es fundamental para mejorar la adherencia. Así se puso de manifiesto durante el simposio de actualización en el marco del Proyecto Vive celebrado en Salamanca. La base de la intervención precoz en la psicosis está relacionada con la emergente evidencia científica de que los pacientes responden mejor a los tratamientos en los primeros años de enfermedad, especialmente en los dos primeros años tras el diagnóstico. Las principales diferencias en el tratamiento de la psicosis entre pacientes jóvenes y adultos son la dosis que necesitan para el control de los síntomas y la rapidez de acción de los fármacos antipsicóticos.

Dentro de los trastornos psicóticos la enfermedad más conocida es la esquizofrenia. El Dr. Juan Rojo, psiquiatra y profesor de esta materia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, aborda en su libro «Psicosis. Delirios, alucinaciones, paranoia, sectas y estigma», algunos de los factores de buen pronóstico para pacientes con esquizofrenia. El inicio agudo, tener pareja, mantener los contactos sociales, predominio de síntomas positivos, ser conscientes de la enfermedad y haber tenido una buena respuesta inicial al tratamiento antipsicótico. Por otra parte, el uso de drogas (incluido cannabis) y la ausencia de conciencia de enfermedad o la intervención tardía favorecen el peor pronóstico. Seguro.