El capricho de la Alcaldesa

Se ha celebrado en Madrid el II Foro sobre las Violencias Urbanas y la Educación para la Convivencia y la Paz. Cuatro días ha durado este encuentro internacional. Hasta ahí todo normal y comprensible en los tiempos que vivimos. Detenerse a reflexionar ante los grandes retos del Mundo no me parece en ningún caso criticable, a pesar de todo, pero surgen en mí grandes dudas cuando analizo el contenido, y cuando leo y oigo a nuestra Alcaldesa aquello de “Abrazos contra la Violencia” seguido de la afirmación “el abrazo, emblema de nuestra ciudad, debiera ser el antídoto contra la violencia”. Como parte de una narración ambientada en Carmenolandia no me parece mal pero como análisis de la realidad me resulta un verdadero “sin sentido”. Estamos ante el Foro de Carmena, su capricho favorito, al que ha destinado nada menos que 740.000 euros.

Si continuamos con el calendario programado nos vamos a encontrar con asuntos de enorme interés: la exclusión social, la violencia de género, la integración de la población gitana, la educación, la lucha contra todo tipo de discriminaciones, el clima, el consumo de drogas o la mediación todos muy necesarios de abordar cuando hablamos de violencias urbanas. Encontramos otros asuntos, sin embargo, que persiguen la imposición de un modelo ideológico, que no tenemos por qué compartir todos los ciudadanos y de hecho no lo compartimos por formar parte de su ideario “podemita”. Esta selección de temas hace que algunos nos sintamos excluidos, de hecho lo estamos, no seamos ingenuos. No encontrarán un solo ponente, experto, participante en mesas, en este Foro que no tenga la aprobación de los sectores de la izquierda.

Nos faltaría por enumerar el sector de las omisiones. En un Foro contra la Violencia Urbana y por la Paz, Doña Manuela se ha negado a hablar sobre Alsasua, la situación en Cataluña o más cercano aun, sobre los barrios madrileños con profundos problemas como Lavapiés, Bellas Vistas, Pan Bendito o San Diego entre otros muchos.

Comparto con nuestro Portavoz del grupo Popular, José Luis Martinez Almeida, mi incredulidad sobre las declaraciones de la Alcaldesa sobre los atentados del 11-M. “No puedo creer que Carmena haya asegurado que los atentados del 11-M se perpetrasen para combatir las “injusticias” del Mundo. Increíble que la Alcaldesa banalice así los mayores atentados de la Historia de Europa” ha manifestado. Si esas declaraciones son reales ya está tardando en hacer una rectificación.

Echo en falta también, después de analizar detenidamente el Programa presentado, asuntos de suma importancia para combatir las violencias y generar ciudades más habitables y seguras, pienso por ejemplo en la necesidad de analizar las causas que llevan a nuestros jóvenes a integrarse en las famosas bandas violentas que aterrorizan a barrios enteros, en la soledad de los mayores abandonados por sus familias, en la soledad de los denominados “niños de la llave”, en los conflictos vecinales que mantienen a parte de nuestra población en una situación de ansiedad e indefensión, a los vecinos de los “narcopisos”. Aprovecho, porque es de justicia, para felicitar a las Policías Nacional y Municipal de Madrid, por haber desmantelado cerca de 50 “narcopisos” en lo que va de año, que se unen a los 70 de 2017, imagínense el número de este tipo de viviendas “oKupadas” en nuestra ciudad, dedicadas al consumo y venta al público de drogas, las 24 horas del día. Barcelona es otra de las ciudades españolas con un gran número de ellos, podríamos haber aprovechado la visita de su Alcaldesa, la inefable Ada Colau, que ha venido a compartir con Manuela Carmena estas jornadas tan plurales, entiéndase el modo ironía, para haber compartido experiencias.

Que no se aborden tampoco otras situaciones que generan conflictos de derechos entre los vecinos me parece inexplicable. Pienso en los pequeños asentamientos temporales de nuestros barrios, en los botellones que impiden el descanso a los vecinos y conducen a los jóvenes a unos consumos de alcohol exagerado, en las terribles novatadas de los colegios mayores que se producen a la vista de niños y mayores en los parques y así podría seguir, pero intento no cansarles. Resulta muy poético divagar sobre lo divino y lo humano, vivir entre nubes de algodón pero explíquenme ustedes, señores del Gobierno Municipal, que pinta un ayuntamiento pretendiendo educar a las personas en lo “sentimental” para que alcancen esa “auténtica sensibilidad” que defiende la señora Alcaldesa. “Dejadme que os abrace, dejad que Madrid abrace a todos” ha dicho. ¿Abrazará también a los vecinos del barrio de Bellas Vistas por citar alguno? ¿Abrazará a los mayores desatendidos, a las personas con discapacidad a las que no reciben tan siquiera, a las personas que habitan en los pequeños asentamientos y a los que conviven con ellos? Mucho me temo que solo recibirán sus cálidos abrazos sus partidarios, ni siquiera todos los que componen su equipo de concejales serán merecedores de sus cariños, me temo, como está el patio.