La amistad Israel-España, como un antiguo y gran árbol frondoso

Por Almudena Negro

Ayer Casa Sefarad-Israel acogía un acto organizado por la Asociación de Amigos de Israel. Al evento acudieron personalidades como el embajador de Israel para España y Andorra, Daniel Kutner; el Secretario de Estado para Oriente Próximo, Manuel Gómez-Acebo o el alcalde de Jaén, Javier Márquez.

Se trataba de dar cuentas de lo trabajado a lo largo de este último año y de presentar dos asociaciones más. El acto estuvo amenizado por la intervención musical de Dani Toledano, Víctor Monge y José Antonio Cano “Chiki”. Juan de la Torre y Eva García-Ron, cofundadores de la Asociación de Amigos de Israel en España, presentaron a los intervinientes, después de hacer repaso por las actividades que han organizado a lo largo del año 2016. Juan de la Torre agradeció al diario LA RAZÓN la posibilidad que se les ha brindado de publicar en nuestros blogs.

La primera asociación presentada ante los dos centenares de personas que llenaron los salones, fue la Asociación de Amistad Andalucía-Israel. Una puesta de largo que corrió a cargo de su presidente, Erik Domínguez, teniente de alcalde del ayuntamiento de Guarromán, y del concejal del ayuntamiento de Sevilla, Rafael Belmonte. Su fin, señaló, es “fomentar las relaciones entre Andalucía e Israel, poner en valor el legado judío en Andalucía, combatir el antisemitismo y la judeofobia y honrar la memoria de la Shoa”, según explicó Domínguez, quien también señaló que Andalucía e Israel “comparten su amor por la cultura”. Además, Domínguez quiso dejar claro que la asociación BDS, que propugna el boicot a Israel y sus productos y empresas, no puede ser aceptado por ninguna administración pública, ya que en la Constitución Española “no cabe la discriminación por razón de origen”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Vasca de Amigos de Israel (AVAI ILEE), Jon Gotzon Laburu, hizo un recorrido por la historia de la amistad entre el País Vasco e Israel e iniciativas que se han llevado a cabo, como el llamar a una plaza “Plaza Sefarad”, además de tener un recuerdo para aquellos “héroes vascos que ayudaron a salvar judíos”, en cuya memoria hay incluso una placa conmemorativa en el puerto de Haifa.

“Poner en un acto una bandera de Israel en el País Vasco no es fácil”, explicó a la audiencia, que interrumpió a este licenciado en Ciencias de la Información y máster en Dirección Comercial y Comunicación en numerosas ocasiones.

El Secretario de Estado para Oriente Próximo, Manuel Gómez-Acebo, afirmó que “la relación entre España e Israel no es solo la relación entre dos gobiernos, sino que lo es entre sociedades” y tildó de “ricas y variadas” éstas. Señaló, además, que “a veces quedan opacadas por el aspecto más político del asunto”. Para Gómez-Acebo “hay todavía mucho por hacer, sobre todo darse a conocer recíprocamente”. Así, el representante del Ministerio de Asuntos Exteriores indicó que “en España tiene que calar cada vez más la imagen de Israel como país democrático que es”. Recordó, además el foro regional de ministros de Asuntos Exteriores que tuvo lugar en enero en Barcelona, al cual acudieron 43 países, entre los que estaba Israel. “En España seguimos trabajando en pro de la idea del respeto a la memoria de lo que fue Sefarad”, añadió.

Por su parte, el embajador israelí, Daniel Kutner, afirmó que “la amistad con Israel, que se extiende por toda España, es como un gran y antiguo árbol frondoso: tiene raíces que a simple vista no se ven, pero también tiene un tronco fuerte y ramas grandes y pequeñas. Es un árbol que hay que cuidar, proporcionarle agua y fertilizantes”.