Siempre en nuestros corazones, querida Carme Chacón

Nunca olvidaré aquel fatídico día, 9 de abril de hace ya un año. Era víspera de Semana Santa y me dirigía hacia el sur por carretera. De repente, la terrible noticia, a la que no podía dar crédito. Tan joven, tan llena de vida, con tanta energía y fuerza, con tantos retos y proyectos que emprender...

Ha pasado un año, y sigo sin hacerme a la idea de tu ausencia. Te fuiste de forma muy prematura e inesperada. Qué enorme vacío has dejado.

Echamos mucho de menos tu siempre atinado buen criterio político. Ahora que estamos inmersos en una crisis de nuestro estado autonómico sin parangón, recuerdo la claridad de tu buen juicio en el conflicto catalán. Desde el minuto cero fuiste muy clara en posicionarte en contra del falso “derecho a decidir”, por entender que era una trampa de los nacionalistas en la que no podíamos caer. Cómo desearía tenerte entre nosotros para que con tu clarividencia y coherencia nos liderases como siempre en este tema y nos ayudases a su difícil resolución.

Echamos mucho de menos tu liderazgo fuerte e innovador. Sigues siendo nuestro referente. Una gran mujer, valiente y comprometida con la igualdad y con la justicia social. Estás siempre presente en nuestra memoria, en nuestros corazones. Somos muchas y muchos los que te tenemos como referente y trataremos de seguir su ejemplo.

Pero sobre todo te echo de menos en lo personal. Esas conversaciones, esas risas, esos emoticonos besucones que nos intercambiamos, y esos “besazos” que me regalabas.

Hace un año y tu recuerdo sigue tan perenne como entonces. Repensar tu maravilloso legado y comprobar todas las muestras de cariño que se ofrecen a tu memoria me hacen sentir algo mejor. Y comprobar que cada vez son más las personas en las que caló tu mensaje y tu ejemplo me reconforta.