Baja la conflictividad en las aulas a pesar del aumento del acoso escolar

También crecen un 21, 1 por ciento las incidencias por faltas de respeto, insultos y amenazas a los profesores, si bien la consejera Rocío Lucas asegura que la convivencia "goza de buena salud»

20200214 - VALLADOLID: La consejera de Educación, Rocío Lucas, preside el pleno de la sección de Convivencia del Observatorio de Castilla y León
20200214 - VALLADOLID: La consejera de Educación, Rocío Lucas, preside el pleno de la sección de Convivencia del Observatorio de Castilla y LeónWellington Dos Santos PereiraLa Razón

Castilla y León puede presumir de ser uno de los territorios del mundo en el que más y mejor se educa, según los últimos informes PISA y TIMMS. Pero también puede sacar pecho por tener unas aulas poco conflictivas y con una convivencia escolar «que goza de muy buena salud», según destacaba ayer la consejera de Educación Rocío Lucas, tras presidir el Observatorio correspondiente a esta sección, haciendo extensiva esta apreciación al conjunto de los centros docentes de la Comunidad.

La consejera ponía en valor el esfuerzo del profesorado y del alumnado así como las prácticas restaurativas llevadas a cabo, como el Proyecto Reconver que incluye acciones dirigidas a superar la reincidencia en los conflictos y la recuperación delos alumnos que reinciden, además del aumento en un 4 por ciento del número de actividades de convivencia escolar.

El informe de la Convivencia Escolar durante el curso pasado revela que la tasa de alumnos implicados en incidencias por su conducta se redujo en trescientas respecto al año anterior (de 9.382 a 9.085); que desciende asimismo el número de reincidentes ( de 3.368 a 3.148); o que las incidencias relacionadas con los aspectos físicos o madurativos, origen o cultura y sexo o identidad sexual siguen bajando en los últimos años en la Comunidad.

Pero también hay otros datos no tan positivos, como el aumento en un 21,1 por ciento los incidentes relacionados con faltas de respeto, insultos y amenazas a profesores; que los casos de acoso hayan crecido también en trece, al pasar de 41 a 54 en el último año (36 en la ESO, 16 en Primaria, uno en Bachillerato y otro en FP Básica); que se hayan confirmado otros 38 de ciberacoso (32 en ESO, 4 en Primaria y uno en Bachillerato); que más de 7.300 alumnos hayan sido suspendidos de acudir a clase; o que 135 alumnos hayan cambiado de centro educativo. Si bien, la consejera insistía en que la conflictividad «es muy baja» y que los incidentes graves registrados «son puntuales y muy específicos», teniendo en cuenta que Castilla y León cuenta con 350.000 alumnos escolarizados en 1.078 centros.

El estudio pone de manifiesto igualmente que cuatro de cada diez sucesos se produjeron en centro de la ESO y, el resto, en colegios de Educación Primaria, o que el sexo masculino sigue predominando frente al femenino. Concretamente, en siete de cada diez incidentes están detrás los hombres, un patrón que se mantiene en los 54 casos de acoso escolar registrados, aunque no así en los 38 de ciberacoso, donde se reparten a la mitad entre alumnos y alumnas. Un crecimiento de la presencia femenina éste último detrás del cual puede encontrarse el anonimato que dan las nuevas tecnologías e internet, según explicaba la consejera.