Castilla y León cuenta con 500 camas para los que han pasado la enfermedad pero no pueden volver a casa

La Junta propone una desescalada del confinamiento por zonas y por edades

Servicio de Urgencias del Hospital de León
Servicio de Urgencias del Hospital de LeónPeio García (nombre del dueño)Ical

Las circunstancias de cada una de las personas afectadas por el Covid son diferentes. Algunas no pueden volver o permanecer en sus domicilios sin riesgo de contagiar a otros o carecen de lugar de residencia. Para ellos, en Castilla y León hay en la actualidad medio millar de camas según señaló la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

En este sentido, consideró que “lo más importante no es el aislamiento solo de los asintomáticos sino que también tenemos en cuenta a aquellas personas que no pueden estar en sus domicilios y necesitan atención pero no estar en un hospital y para ellos están lo que denominamos recursos intermedios”.

En Ávila, dos residencias aportarán cuatro camas y veinte el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles; el Hospital Divino Valles albergará en Burgos 145 en tres plantas cuya utilización no se precisa de momento y 145 acogerá el hospital de campaña instalado en Aranda de Duero.

Hasta 160 camas serán habilitadas en las instalaciones que tiene en León la orden hospitalaria San Juan de Dios en León y en Palencia a las que se añaden, en este último caso, 21 cedidas en el centro sociosanitario de las Hermanas Hospitalarias.

El centro de la Asociación de Enfermos de Alzheimer alojará en Salamanca a 65 asintomáticos y entre 20 y 30 el antiguo Colegio Arzobispo Fonseca, en la misma capital. Además, el Hospital Virgen del Mirón, en Soria, dispondrá para estos casos 36 acomodos y una cifra similar la planta de Psiquiatría del Hospital de Zamora.

Desvío de pacientes a la privada

Por otro lado, recordó que, desde el establecimiento del Estado de Alarma, “seguimos contando con la sanidad privada al derivar algunas hospitalizaciones y cirugías” en algunas provincias, dentro de una “manera mixta” de asistencia sanitaria y puso el ejemplo de la coincidencia, en algunos casos, de anestesistas privados y cirujanos del sistema público dentro de una misma intervención en un quirófano.

Desescalada por zonas

En cuanto a la futura desescalada del confinamiento que llegará cuando los casos nuevos no existan o estén muy reducidos, la consejera Casado anunció que planteará el comité de expertos nacional que se haga por zonas e incluso por edades.

"Castilla y León todavía está lejos de poder poner en marcha cualquier tipo de desescalada, por lo que hago un llamamiento a la responsabilidad y al mantenimiento de la cuarentena social. El pico de la epidemia ya ha pasado pero no podemos relajarnos”, advirtió.

En cuanto al carné de inmunidad que propuso la semana pasada, señaló que se trata de una idea de la Junta, que sería similar a la cartilla de vacunaciones, para quien está inmunizado del coronavirus, aunque es una medida que no se ha decidido a aplicar por el momento. Así, reconoció las dificultades que hay todavía científicamente para saber si la inmunización es permanente o sólo sirve para una temporada, como sucede con la gripe.

Los niños deben quedarse en casa todavía

En cuanto a la posibilidad de que los niños salgan a la calle con normalidad, la Consejería de Sanidad consultará también a sus expertos cómo actuar y manejar a los pacientes, especialmente los niños, porque “las evidencias sobre el Covid varían cada semana y queremos que nuestros protocolos se ajusten a las últimas evidencias científicas de las que tenemos constancia”, argumentó Casado.

“Poco a poco vamos consiguiendo que los datos vayan mejorando pero todavía no estamos donde queremos: ‘casos cero’, es decir que la pandemia del coronavirus sea un mal recuerdo para todos”, insistió, al tiempo que incidió que en los más pequeños no podrán salir a la calle hasta que no estén “los mecanismos adecuados” diseñados para hacerlo de forma progresiva.

Material para tres semanas

En cuanto al material de protección frente al virus, Casado calculó que las existencias actuales en la Comunidad durarán entre dos y tres semanas, salvo las mascarillas FPP3 -con más filtros-, y que hasta el momento se han repartido 18,1 millones de equipos de protección.