Literatura

Boris Rozas y Gloria Fernández Sánchez se alzan con el V Premio Internacional Francisco de Aldana

El premio se entregará en Salamanca, en el marco del XXIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos previsto para mediados de octubre

Boris Rozas y Gloria Fernández Sánchez, ganadores del V Premio Internacional "Francisco Aldana"
Boris Rozas y Gloria Fernández Sánchez, ganadores del V Premio Internacional "Francisco Aldana" FOTO: La Razón

Un jurado presidido por el poeta peruano-español Alfredo Pérez Alencart, profesor de la Universidad de Salamanca, acaba de conceder, ex aequo, el V Premio Internacional “Francisco de Aldana” de Poesía en Lengua Castellana, convocado desde Nápoles por el Circolo Letterario Napoletano. Los ganadores han sido el argentino Boris Rozas (Buenos Aires, 1972) y la española Gloria Fernández Sánchez (Madrid, 1960), por sus libros “Breve tratado para las casas con peces” y “Ebriedad del horizonte”, respectivamente.

Pérez Alencart destaca que “el premio se concedió por unanimidad y coincidió que hubo un empate en las puntuaciones. Por ello se decidió otorgarlo ex aequo. Se trata de dos libros de excelente calidad poética, distintos y rotundos”.

La poeta cubana Odalys Interián, miembro del jurado, reflexiona sobre el poemario de Boris Rozas : “Nos llama la atención la forma en que esta poesía penetra la esencia del acontecer, la limpidez y transparencia del lenguaje, cómo reúne diferentes tendencias poéticas con natural congruencia: lo clásico y lo postmoderno, lo conversacional y lo lírico, lo narrativo y lo reflexivo. El uso de la metáfora es puntual y sostenido; pero diestra y elegantemente dosificado. Ese contacto con su realidad inmediata nos abre la mirada a una nueva noción de la poesía, y a la enorme capacidad de sugerencia que hay en las palabras ‘comunes’. Hallamos esa unidad cerrada del exteriorismo y la vivencia íntima, el yo del poeta en su función ordenadora y contemplativa, en contacto desnudo con el ser de las cosas y de la existencia humana. Un diálogo donde no falta la fusión del entorno y la intimidad, con la imagen total que revela el mundo de sensaciones y búsquedas en el que se mueve el poeta. El hombre frente a todos los silencios de la poesía, que se reúne consigo mismo en un instante de vida, no vida imaginaria, sino la vida verdadera, la única que tal vez tengamos aquí y ahora, para poder resistir esa cotidianidad que nos abruma”.

Sobre “Ebriedad del horizonte”, de Gloria Fernández Sánchez, el poeta dominicano José Mármol lo valora así: “Se trata de un poemario escrito con singular dominio de la expresión poética y de sus elementos técnicos primordiales, a saber, organización del sentido, que hace de cada poema un universo abierto-cerrado, en términos de significado; estructuras rítmicas o cadencias intencionalmente bien definidas; esmero en el logro estético de la línea del verso; manejo de núcleos léxicos que simbolizan atmósferas, épocas y personajes reales o míticos, entre otras. En este libro, la poesía adquiere una dimensión de vastedad y de profundidad, capaz de articular, con las palabras precisas e imágenes contundentes, un pasado remoto, donde acontece la memoria, y un presente desolador, donde vibran el descontento y la incertidumbre, lo que le imprime un particular y acertado rasgo de hipermodernidad. La profundidad, eso sí, no es óbice para que la sutileza descriptiva del lenguaje poético se detenga en detalles exquisitos de una experiencia, de una vivencia que configuran el orbe de esta poesía”.

Este premio se está consolidando como uno de los certámenes internacionales de referencia. Sobre los diez trabajos finalistas emitieron su juicio el jurado integrado, además de Alencart, por reconocidos poetas como el dominicano José Mármol, la cubana Odalys Interián, el chileno Juan Antonio Massone, la ecuatoriana Ana Cecilia Blum y los italianos Beppe Costa y Stefania Di Leo, directora de la entidad convocante. El poeta Antonino Caponnetto, otro de los jurados, no pudo participar en las votaciones por un problema de salud.

Publicación y entrega en Salamanca

Las dos obras ganadoras serán publicadas, bajo el sello de la entidad convocante en una edición artística de sólo cinco ejemplares, por la prestigiosa editorial Legatoria Artigiana Napoli. También serán traducidas al italiano por Stefania Di Leo. Los premiados están invitados a participar en el XXIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos a celebrarse en Salamanca a mediados de octubre.

Boris Rozas (Buenos Aires, Argentina, 1972). Es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Valladolid, ciudad en la que ha transcurrido la mayor parte de su vida.

Es autor de 14 poemarios publicados hasta la fecha: Bagajes del alma (2004), Lleno del mar (2005), Hemisferio Sur (2007), Huyendo de este jardín me encontré con el viento (2009), Ragtime (2012), Invertebrados (2014), La senda de las espigas (Antología poética del autor, 2016), La libertad de los girasoles (Plaquette, USA, 2016), Primeras impresiones de un hombre en la sala de autopsias (2016), Souvenirs (Plaquette, USA, 2017), Las mujeres que paseaban perros imaginarios (2017), Annie Hall ya no vive aquí (2018), Landslide (Plaquette, USA, 2018) y Idaho y el jardín de Ezra Pound (2019). Ha obtenido más de un centenar de galardones literarios hasta la fecha, de entre los que destacamos: Premio Internacional de Poesía “León Felipe”, Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, Premio Sarmiento de Poesía, Premio Nacional de Poesía Hernán Esquío, Premio Internacional Gonzalo Rojas Pizarro (Chile), Premio Manuel Garrido Chamorro, dos veces finalista del Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma (años 2012 y 2015), XLII Justas Poéticas de Laguna de Duero, LI Justas Poéticas de Dueñas, Premio de Poesía María Eloísa García Lorca, Premio de Poesía “Villa de Ermua”, Accésit del Premio Nacional de Poesía de Peñaranda de Bracamonte, Premio “Umbral de la Poesía” (Valladolid, 2017), V Concurso Internacional de Poesía “La palabra de mi voz” (Miami, 2018), Ganador del North Texas Book Festival, categoría Poesía en Español (año 2018), etc.

Gloria Fernández Sánchez (Madrid, 1960), es licenciada en Derecho e Historia Antigua y Arqueología. Trabajó en prensa internacional y en diferentes excavaciones arqueológicas. Ha residido más de veinte años en distintos países de Europa, Asia y África. Hoy vive en Madrid colaborando diariamente con Antonio Ferres, clásico de la generación del 50. El último libro de los dos ha sido conjunto. Publicó una novela en alemán Die verwundente Prinzessin, en Luzern Verlag, en 2005. El poemario Retratos sin paisaje en 2016, Los jardines vencidos en 2017 y el ensayo Madrid revisitado en 2018, junto a Antonio Ferres. Ganadora, entre otros, del II premio Cinta Vargas de poesía en 2016. En 2017 obtiene el segundo premio del certamen de cuento Villa de Colindres, el Pepa Cantarero de Jaén, así como se alza con el Leopoldo de Luis de poesía, en Madrid, siendo la primera mujer que lo logra. En 2018 queda finalista del certamen de ensayo Lorenzo Hervás y Panduro, gana el segundo galardón del premio Las palabras escondidas, el primero de relato Antonio Porras, de Pozoblanco, así como el accésit del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y se alza como ganadora del certamen internacional de relato María Eloísa García Lorca. Sus aforismos han sido publicados en diferentes revistas y prensa diaria.