Una vendimia de calidad, segura y con cantidad

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, visita la bodega arandina de Torremilanos cuando ya se ha recogido el 43 por ciento de toda la uva en Castilla y León

Buenas expectativas para la vendimia de este año en Castilla y León, en general donde se esperan buenas añadas en las distintas zonas, tanto en calidad de la uva y, por ende, en los vinos que se podrán elaborar con este fruto tan sano, como en cantidad del fruto que se estima en recoger.

En toda la Comunidad ya se ha vendimiado en un 43 por ciento de los territorios vitivinícolas en los que se han recogido ya 123.5 millones de kilos de uva de los más de 285 millones que se esperan, lo que supondría alrededor de un 12 por ciento más que el pasado año y un 13 por ciento más que la media del último lustro.

Y es que las condiciones meteorológicas, con una primavera lluviosa y suave en las temperaturas con pocas heladas, han ayudado este año a que la producción pueda ser de las más importantes y cercana a la histórica de hace dos años, donde se vendimiaron un total de 306 kilos de este preciado fruto.

Una vendimia que, además, se ha adelantado aunque ha habido que parar en algunos puntos debido a las lluvias caídas en los últimos días, y que es la más atípica debido a las condiciones de seguridad extremas que ha habido que poner en marcha para evitar contagios por covid.

De hecho, en el caso de Ribera de Duero, además de la Junta, el Consejo Regulador está llevando a cabo cientos de pruebas PCR cada día entre los temporeros que van llegando a esta zona que, además, prevé recoger 115 millones de kilos, un 20 por ciento superior a la producción de 2019.

"Las expectativas son inmejorables tanto en cantidad y calidad porque el ciclo de la uva se ha desarrollado sin problemas y el estado de la uva es muy bueno en general”, destacaba Carnero, tras comprobar de primera mano el excepcional fruto que se está recogiendo en la Ribera de Duero, acompañado, entre otros, del presidente del Consejo Regulador ribereño, Enrique Pascual.

El consejero reafirmaba su apuesta y la de la Junta por el sector del vino, que calificaba de “pilar básico” en lo económico y social para Castilla y León “por su pujanza en los mercados, por su dinamismo y por su importante proyección de futuro”.

No en vano, nuestra Comunidad es una potencia vitivinícola, ya que es la tercera región de la España autonómica en superficie vitícola plantada, solo por detrás de Castilla-La Mancha y Extremadura) además de la segunda que más vinos de calidad vende, con un 26 por ciento de cuota de mercado. O lo que es lo mismo, uno de cada cuatro vinos de calidad en España son de Castilla y León que, por si fuera poco, factura más de 1.000 millones de euros al año y exporta por valor de 215. Igualmente, da trabajo a cerca de 20.000 familias, de las que más de 15.000 son viticultores, y cuenta con 650 bodegas que generan más de 3.000 empleos directos.

Salir al exterior

Por otro lado, Carnero desvelaba que la Junta tiene pensado llevar a cabo una serie de campañas, a través de Tierra de Sabor, para poner en valor el sector vitivinícola, que también se ha visto castigado por la crisis del coronavirus debido al cierre de los establecimientos de hostelería, el principal mercado de nuestros vinos.

Y ante la situación de incertidumbre actual por esta pandemia que parece no tener fin en el mundo, el consejero animaba a los productores y bodegueros a abrirse a cuantos más mercados mejor, especialmente aquellos donde los vinos de Castilla y León no están presentes como deberían por su calidad y la importancia del destino, como es Japón, México o Brasil, entre otros.

Cebreros dio inicio a la vendimia hace casi dos meses

La vendimia en este año en las trece denominaciones de origen vínicas de Castilla y León se inició en la zona de Cebreros el 1 de agosto con la variedad Albillo Real. Esta variedad es bastante temprana, lo que hace que la DOP Cebreros sea siempre la que marque el comienzo de la vendimia.

En este año 2020 el desarrollo del ciclo de la vid se ha producido con un adelanto de unos quince días al principio, que después se ha ido reduciendo a entre cinco y diez días. Esto se ha notado en el comienzo de la vendimia, ya que algunas DOP empezaron la recogida en la última semana de agosto como es el caso de Rueda, Bierzo, Sierra de Salamanca, Toro y Arribes.

Tanto en la última semana de agosto como en las tres primeras de septiembre, la vendimia ha transcurrido de forma muy tranquila, acompañada de unas condiciones meteorológicas muy benignas. Sin embargo, a partir del 18 y 19 de septiembre ha empezado a llover, complicando las tareas de recolección, aunque no se han interrumpido, según informan fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

Todas las DOP de Castilla y León, excepto Arlanza y Valtiendas, han comunicado el inicio de la vendimia, aunque Bierzo, Cebreros y Sierra de Salamanca están en la recta final; Rueda lleva recogido cerca del 80 por ciento de la cosecha esperada.; y León, Toro y Valles de Benavente están entorno al 40 por ciento.

El resto, Arribes, Cigales, Ribera del Duero, Tierra del Vino de Zamora, se encuentran aún en el primer tercio de la vendimia.

Bodega Torremilanos: respeto al medio ambiente

La bodega que ha visitado el consejero este sábado, Torremilanos, se remonta a 1903, aunque es en 1975 cuando la familia Peñalba López adquiere la finca que da nombre a sus vinos y está situada en Aranda de Duero, pleno corazón de la Ribera del Duero. Unas instalaciones modernas que cuentan con hotel, restaurante y bodega.

Actualmente poseen 200 hectáreas de viñedos siguiendo una filosofía de respeto por el medio ambiente que permite certificar todos los vinos de la Bodega Torremilanos como ecológicos. Se consideran ‘artesanos de la tierra’ practicando agricultura cien por cien ecológica y biodinámica. Mediante la aportación de un compost de estiércol animal proporcionan a los suelos una dosis extra de materia orgánica que se transforma en sales para las plantas.