Encuentran ahorcado en su celda al presunto autor del triple crimen de Valladolid

Aaziz El-Yazid había ingresado este martes en prisión y se encontraba en periodo de observación

Hallan tres cadáveres, dos de ellos con síntomas de muerte violenta, en dos pisos de Valladolid
Hallan tres cadáveres, dos de ellos con síntomas de muerte violenta, en dos pisos de Valladolid FOTO: Photogenic/Claudia Alba Europa Press

El hombre de 43 años que desde este martes pasado se encontraba en la prisión de Villanubla de Valladolid acusado de la muerte violenta de su mujer, de su suegra y de otro hombre ha sido hallado ahorcado en su celda, según han informado a Efe fuentes próximas al caso.

Al parecer, el acusado Aaziz El-Yazid se habría ahorcado con una sábana, según estas mismas fuentes, que han explicado que el hombre había salido hacía poco de esta misma prisión donde había cumplido condena por otros delitos.

El individuo se encontraba en periodo de observación y solo en una celda de este centro penitenciario. Las mismas fuentes han avanzado que se ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias y la autoridad judicial ya ha sido informada de esta muerte.

El pasado sábado por la tarde, una mujer, de 78 años, y su hija, de 54, fueron encontradas muertas, una de ellas con heridas de arma blanca, tras un incendio originado en su vivienda de Valladolid, mientras que un hombre, de 72 años, también apareció muerto por arma blanca en otro incendio declarado en una vivienda próxima.

El-Yazid, marido de la mujer de 54 años y que fue detenido el mismo sábado por la noche, negó la autoría de los hechos que se le atribuían durante su declaración en el Juzgado de Instrucción 4 de este pasado martes.

Tras su declaración, durante una hora y media aproximadamente, el ministerio público solicitó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, opción por la que se decidió el Juzgado, mientras el letrado del detenido demandó su puesta en libertad.

Después de su comparecencia ante el juez, el forense tomó muestras de ADN al arrestado, que salió del edificio judicial en un furgón de la Guardia Civil para su traslado a la Prisión Provincial de Valladolid. El juez le imputaba los delitos contra la vida (homicidio o asesinato), incendio, daños, contra la salud pública, robo con violencia y lesiones.

La mujer de 54 años que resultó muerta había denunciado por malos tratos a su marido, pero no tenía una orden de protección.

El hombre de 72 años que fue hallado muerto y que murió tras ser acuchillado, igual que la pareja del supuesto autor, sí conocía al detenido, aunque por el momento se desconocé de qué, mientras que algunas fuentes apuntan a que podría deberse a cuestiones sobre drogas.

Fue a las 16:25 horas del pasado 13 de agosto cuando una llamada alertó en la Sala de la Policía Nacional, procedente del Servicio de Emergencias 112, de que se había declarado un incendio en una vivienda de la calle Marqués de Santillana, en el barrio de La Rondilla, por lo que acudieron al lugar del suceso dotaciones policiales y el servicio de bomberos.

Una vez extinguido el incendio, fue hallado en el interior del domicilio el cadáver calcinado de un hombre, que presentaba signos de muerte violenta, en concreto de apuñalamiento.

A las 16:30 horas, se recibió en la misma Sala la llamada de una mujer que, desde su teléfono móvil, indicaba que no sabía lo que le pasaba a su hija, que se encontraba en una casa ubicada en la calle Linares, donde también se declaró un incendio.

Una vez extinguido el fuego, los agentes encontraron en el interior del domicilio los cadáveres calcinados de dos mujeres, uno de ellos también con signos de muerte violenta, de heridas de arma blanca.

Más tarde, a las 23:00 horas en la calle Góngora, muy cerca de donde se produjeron los dos sucesos, la Policía detuvo al hombre de 43 años porque supuestamente agredió a dos matrimonios de avanzada edad con la intención de entrar en sus casas.

La primera de las agresiones se produjo sobre las 22:30 horas, en la calle Amor de Dios y, la segunda, a las 22:50 horas, en la calle Gutiérrez de Cetina.

Este último matrimonio tuvo que ser trasladado al hospital debido a las lesiones que ambos sufrieron, y según la investigación de la Policía Nacional, la intención del agresor era introducirse en los domicilios de sus víctimas, algo que no consiguió.