Cataluña hará un test a los padres para detectar síntomas de fatiga y evitar que los bebés sean sacudidos

Salut estrena nuevo protocolo para acompañar a la madre, ofrece la primera visita postparto en el domicilio. La natalidad cae un 28,5% desde 2010 en Cataluña

El síndrome conocido como apnea obstructiva del sueño provoca que, durante el sueño, los afectados se queden sin respiración durante unos segundos y se produzca el ronquido. A primera vista, puede parecer algo normal pero puede tener consecuencias graves para la salud si no se trata a tiempo.larazon.es

Clara está de 33 semanas de gestación. Espera su segundo hijo y el lunes tiene hora para elaborar su «plan de nacimiento», que no es más que un documento por escrito donde la mujer expresa cómo quiere que sea su parto. Va a contracorriente de la tendencia actual de naturalizar este momento. «Quiero una cesárea, porque tengo muy mal recuerdo de la primera vez que di a luz», cuenta. Con su primer hijo, estuvo 30 horas en la sala de partos y al final, acabó en el quirófano. «Como tengo embarazos de riesgo, me llevan en el Hospital Clínic-Maternitat», cuenta. «Me da pánico volver a pasar por lo mismo, tantas horas de esfuerzo, para acabar en un quirófano, sin mi marido y con una sedación total», dice. «Por eso, ahora pido que no esperen para pasar al quirófano, como la otra vez», añade.

El porcentaje de cesáreas el año pasado en Cataluña fue del 27,8%. El nuevo Protocolo de Artención y Acompañamiento en el Nacimiento que ayer presentó la consellera de Salut, Alba Vergés, quiere disminuir el porcentajes de cesáreas. Pero, sobre todo, respetar la voluntad de la mujer expresada en el «plan de nacimiento». También solicitará el consentimiento de la madre antes de cada prueba, como suministrar oxitocina o la epidural. Con estas actuaciones, se quiere evitar que las mujeres que no quieran un parto medicalizado paran en casa, una moda peligrosa que crece a través de las redes sociales. «Hoy, los hospitales catalanes tienen unidades de parto lo más parecidas a la habitación de una casa, en las cuales las pacientes que lo deseen dilatan y dan a luz en un entorno cercano, cálido y no quirúrgico, donde reciben una asistencia personal y cercana», detalla Vergés.

Parir en casa puede poner en riesgo la vida de la mamá y del bebé. Porque en un parto puede haber muchos imprevistos, como vueltas de cordón, insuficiencias placentarias, baja capacidad del feto para aguantar las contracciones, alteraciones en la placenta o una preeclamsia (subida de tensión de la madre). En España, los partos domiciliarios son escasos, pero en Vigo, en 2018 falleció un bebé. La madre ya había tenído un hijo en casa y quiso repetir la experiencia, aunque sin personal sanitario adecuado. La criatura, que iba de nalgas, falleció.

Evitar el síndrome del bebé sacudido

El nuevo protocolo de atención y acompañamiento en el nacimiento, además del preparto y parto, se ocupa también del postparto. Clara y su pareja serán una de las primeras familias que seis que se someterán a la prueba para prevenir el síndrome del bebé sacudido. Seis semanas después del nacimiento, la pareja deberá responder un test con el que se intentará detectar síntomas de fatiga en los padres, que pueden llevar a zarandear bruscamente al bebé cuando llora sin control. En Estados Unidos es la principal causa de fallecimiento de bebés menores de un año. La Asociación Española de Pediatría (AEP) confirma que este síndrome es más frecuente de lo que se cree: entre 20 y 25 casos por cada 100.000 niños menores de dos años en todo el mundo. En España, la cifra baja a unos 100 bebés de los 450.000 que nacen cada año. En casos moderados, el niño puede tener problemas de salud o aprendizaje en el futuro. En casos graves, una sacudida puede acabar con la vida del bebé, como el de Pineda o con daños cerebrales irreversibles, como el de Cornellà, dos incidentes de este último año. Salut ofrecerá información y herramientas para gestionar la frustración con un bebé que llora.

Un test para detectar depresión postparto

Las madres también harán el test d’Edinburgh, seis semanas después del parto, para detectar depresiones –un 10% de las mujeres tiene depresión post-parto y un 25% otros problemas de salud mental–. Además , se incorpora la evaluación del riesgo de aumento de la bilirrubina en sangre a los niños que se den de alta antes de las 72 horas . Y, entre las primeras 12 y 24 horas de vida, se hará la prueba del cribado de cardiopatías congénitas críticas.

Primera visita postparto en el domicilio

Finalmente, la madre podrá pedir que la primera visita postparto sea en el domicilio. Se ha observado que esta medida ayuda a disminuir los ingresos hospitalarios del bebé, establece un mejor seguimiento de la lactancia materna y del estado de salud mental de la madre. Salut asegura que no necesitará más personal para desplegar esta medida. Lo cierto es que en los últimos diez años, la natalidad ha bajado un 28,5%. Desde 2010, han nacido 25.370 niños menos. En 2018, nacieron 63.654 catalanes. La edad media de las madres fue de 32,6 años. Un 39% tiene más de 34 años y un 10% más de 40. La inmigración amortigua la caída, una de cada tres madres es extranjera.

La lactancia materna crece y se extiende al 90,9 % de las mujeres, que en Cataluña tienen 1,31 hijos. Un 6,8% de los partos de 2018 fueron prematuros-