El señor Garzón y las bellotas

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, compareciendo en una comisión del Congreso. EFE/J.J. GuillénJ.J. GuillénEFE

Ignoro por completo cuales fueron los méritos que llevaron al señor Sánchez a nombrarle a usted Ministro de Consumo. Sencillamente como consumidor español me limito a desearle la mejor de las suertes en su cometido.

Eso sí, espero que su gestión sea más acertada que su reciente intervención en relación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y el Ejercito, en la que soltó usted una majadería que solo puede deberse a la ignorancia o a la mala fe, para arrojar sombra de duda sobre quienes mantienen una actitud impecable en su trabajo, por cierto nada fácil.

Mire usted señor Garzón, entre los uniformados hay gente que vota a las derechas, a las izquierdas, al centro o no votan, como pasa con los futbolistas, los cantantes, o los mismísimos políticos, eso no tiene nada que ver con su trabajo diario por el que cobran bastante menos que ustedes, se les exige mayor formación, porque para ponerse un uniforme hace falta pasar siempre por un tiempo de aprendizaje en una academia, mientras que para ser político en ocasiones no te piden ni el bachillerato, además estamos más prevenidos sobre su salud mental que respecto a ustedes, porque ellos han de pasar test psicotécnicos mientras que ustedes en algunas ocasiones dicen cosas que tumbarían cualquier pericial psiquiátrica.

Su problema y el de muchos como usted es que están ciegos por el fanatismo, lo que suele ir acompañado de una ignorancia supina cuando hablan de lo relativo a nuestros uniformados.

Créame que lo mejor que puede hacer es dedicarse a aquello para lo que con toda seguridad y debido a sus méritos le escogió el señor Sánchez, es decir el Consumo, porque no quiero ni pensar que si usted sabe de esto lo mismo que de uniformes, de ser así, acabaríamos todos comiendo bellotas.