Los Mossos ya advirtieron en enero a Interior del peligro inminente del coronavirus

Denunciaron la falta de material para proteger a los agentes

Buch comparece ante el TSJC investigado por el escolta de Puigdemont en Bélgica
El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, junto al secretario general de Interior, Brauli Duart PAU VENTEO - EUROPA PRESS

El sindicato mayoritario actualmente en los Mossos d’Esquadra, la Unió Sindical de la Policía Autonòmica de Catalunya (Uspac), ya mostró el pasado mes de enero su postura crítica hacia la conselleria de Interior en general, y hacia el secretario general de la misma, Brauli Duart, por la gestión del entonces incipiente coronavirus. Parecía un fenómeno exclusivo de China, pero todo cambió en escasos días.

Un comunicado de ese mismo mes de Uspac, dirigido directamente a Duart, señalaba que el departamento continuaba “sin garantizar las condiciones, los medios y la seguridad del trabajo diario de los miembros del cuerpo”. Era enero y hacía aproximadamente un mes que se sabía de la existencia del concepto de coronavirus, nuevo para todo el mundo, y con una desconocida pero muy posible capacidad para el contagio y el despliegue.

Desde el sindicato ya se denunció que era necesario el material de seguridad para los agentes que “puedan tener riesgo de contagio, teniendo en cuenta que ellos -en referencia a los cargos de la conselleria- no harán nada, pese a cobrar sueldos astronómicos”.

El siguiente paso fue dirigirse directamente al aeropuerto, donde cada día aún llegaba un vuelo procedente de Pequín y Shangay. Se entregó un material mínimo para evitar el contagio, como mascarillas FFPP2 y un termómetro digital de infrarrojos. El comunicado añadía que “otros jefes de prevención de riesgos laborales ya informaron a sus trabajadores de las medidas adecuadas y el material necesario, aquí estamos de “calçotada”.

En este punto, cabe destacar y recordar que esta última frase hace referencia a José Antonio Nieto. Médico, especialista de trabajo y técnico superior de riesgos laborales, era el responsable del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Policía Nacional e hizo una advertencia en enero sobre el coronavirus que le costó el puesto.

El 24 de enero, el entonces responsable policial firmó una instrucción en la que se realizaban las primeras recomendaciones para los funcionarios que estuvieran en zona de riesgo, en fronteras aéreas. Es decir, en los aeropuertos.

Recomendaba a los agentes que intervinieran en el control de llegadas de vuelos procedentes de China  que usaran guantes de nitrilo y mascarillas FP2, y recomendaba que “se eviten aglomeraciones”. “Evitar el contacto cerca de cualquier persona que presente síntomas de enfermedades respiratorias, como tos y estornudos. Evitar aglomeraciones”, apuntaba ya en su escrito Nieto.

Volviendo a Uspac, el comunicado del sindicato finalizaba volviendo a aconsejar las mejores medidas para evitar el contagio del coronavirus. Teniendo en cuenta que, a su juicio, la conselleria no había tomado cartas en el asunto, pedían la dimisión del número 2 del departamento, Brauli Duart.