Un operativo de la Guardia Civil permite detener a 31 personas por tráfico internacional de marihuana

El cuerpo desmantela en Barcelona y Tarragona 12 plantaciones

La Guardia Civil ha desarrollado la operación Caribes en las provincias de Barcelona y Tarragona para desarticular una organización criminal supuestamente dedicada al tráfico internacional de marihuana, donde han sido detenidas 31 personas y cinco investigadas.

Según un comunicado del Instituto Armado, han desmantelado 12 plantaciones ‘indoor’ con 12.600 plantas de marihuana, 190 kilos de marihuana procesada y 50.000 euros en efectivo en 19 registros realizados en viviendas de las localidades de Olivella, Canyelles, Sant Pol del Mar (Barcelona), Valls, Pla de Manlleu, Torredembarra, Tortosa, Cabra del Camps y Segur (Tarragona).

La investigación empezó en julio de 2019 al producirse un incendio en una vivienda de Olivella (Barcelona), donde se descubrió que su origen había tenido lugar en la instalación eléctrica ilegal que abastecía una plantación de marihuana a causa de un cortocircuito.

La presunto líder de la organización criminal y su pareja alquilaban y ocupaban chalets de zonas residenciales y aisladas de Barcelona y Tarragona que acondicionaban complejas plantaciones de marihuana.

Contaban con la colaboración de trabajadores, de nacionalidad española, expertos en el montaje de sistemas eléctricos y de refrigeración, que dotaban las infraestructuras de las instalaciones con sistemas que optimizaban y aceleraban el cultivo de la droga.

La vigilancia de las plantaciones corría a cargo de ciudadanos serbios a los que la líder de la organización contrataba, pagaba el viaje hasta España y un sueldo fijo por sus servicios, y a los que periódicamente rotaba para no levantar sospechas.

Esta organización, que obtenía grandes cantidades de marihuana gracias a la red de plantaciones que había establecido en las dos provincias, distribuía la marihuana procesada y empaquetada al resto de Europa mediante transporte terrestre.

La operación la han desarrollado agentes de la Guardia Civil, apoyados por unidades del Cuerpo en Tarragona, con la colaboración de la Policía Serbia para intercambiar información e identificar a algunos de los detenidos serbios buscados por la justicia de su país.