Los niños menores de 6 años se infectan menos de covid, incluso, sin mascarilla

Las escuelas se revelan como espacios seguros: alumnos y profesores se infectan más fuera que dentro de los centros

Era necesario que los colegios abrieran y los niños volvieran a clase para saber cómo se comporta el virus en las escuelas antes de emitir juicios. Por ahora, las tres primeras semanas de curso constatan que los centros educativos no han actuado como amplificadores de la pandemia. El 97 por ciento de los alumnos catalanes no se ha confinado aún. En estos momentos, hay 1.165 grupos confinados de un total de 750 escuelas y sólo hay un centro cerrado, la escuela infantil La Florida de L’Hospitalet. Y como ya llevamos 20 días de curso, hay grupos que vuelven a clase después de hacer la cuarentena, se han desconfinado ya 1.098 grupos. En total, hay un acumulado de 4.287 casos positivos: 3.815 alumnos y 434 profesores.

En el contacto informativo semanal para repasar la incidencia del virus en el ámbito escolar, la secretaria general de Educación, Núria Cuenca, ha aprovechado estos datos para volver a repetir que “las escuelas no expanden el virus y que las medidas que se están aplicando funcionan”.

Las primeras semanas de clase, en el 87% de los casos positivos detectados en las aulas no se confirmaron más positivos tras las pruebas PCR más allá del caso original. En un 7% se detectó otro infectado y en un 4%, dos. Esta semana, el número de positivos detectado dentro de las aulas a partir de un caso, es ligeramente mayor, pero el secretario general de Salud, Marc Ramentol, no le ha dado importancia, porque lo que está sorprendiendo es que mientras la curva epidemiológica en Cataluña sube, en las escuelas, se mantiene o baja.

Las PCR revelan la mitad de contagios en los colegios que fuera

Ramentol ha hecho hincapié en el análisis de las pruebas PCR hechas dentro y fuera de la escuela según la edad. Se entiende como fuera de la escuela aquellas pruebas que se hacen a partir de un caso sintomático o por contacto estrecho de un familiar o conocido externo al centro, mientras que las pruebas dentro de la escuela responden a los cribajes o a las PCR que se hacen a un grupo estable cuando se detecta un positivo. Hasta hoy, dentro del colegios se han hecho 100.000 pruebas, 52.284 en el marco de los cribados masivos y 46.414 a alumnos o profesores con síntomas o que comparten grupo estable con un positivo.

Estudiando el tanto por ciento de positivos detectados con las pruebas PCR hay un dato que ha llamado la atención a los epidemiólogos, los niños menores de 6 años, pese a no llevar mascarilla se infectan menos, en los cribajes o PCR realizadas a partir de un caso positivo, sólo se ha detectado un 2,5% de positivos. Estas cifras vienen a confirmar estudios internacionales como el de Corea de Sur que apuntan que los niños menores de 10 años contagiarían menos. Una de las razones es que tanto las gotículas como aerosoles que expulsan al hablar llegan antes al suelo. Pero hay que hacer más estudios para saber más. Con la situación epidemiológica actual, se descarta quitar la mascarilla a los niños mayores de seis años y menores de doce.

Otro dato a destacar es que los PCR revelan que el contagio dentro de las escuelas es la mitad que fuera. La positividad entre los alumnos de bachillerato que se hacen el test por una causa ajena a la escuela es de un 6,44% mientras que cuando se hacen la PCR porque un compañero ha dado positivo en el aula o en el marco de un cribado escolar que busca asintomáticos este tanto por ciento cae a la mitad, al 3,05%. En la ESO y en Primaria los datos son semejantes, la positividad de las PCR realizadas fuera de la escuela es del 5% y dentro de la escuela es del 3%. El número de positivos detectado dentro de los colegios es menor que el de la media de la población general que va del 5 al 6%. Por edades, se ha comprobado que dentro del centros, los profesores que dan positivo son un 2,6%, mientras que fuera de la escuela la cifra de trabajadores que da positivo es de un 7,2%.

Estudiando el tanto por ciento de positivos detectados con las pruebas PCR hay otro dato que ha llamado la atención a los epidemiólogos, los niños menores de 6 años, pese a no llevar mascarilla se infectan menos, en los cribajes o PCR realizadas a partir de un caso positivo, sólo se ha detectado un 2,5% de positivos. Estas cifras vienen a confirmar estudios internacionales como el de Corea de Sur que apuntan que los niños menores de 10 años contagiarían menos. Una de las razones es que tanto las gotículas como aerosoles que expulsan al hablar llegan antes al suelo.

Los datos recogidos por el Traçacovid, reafirman las conclusiones que el lunes avanzó el Biocomsc, el grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), especializado en matemática epidemiológica, que dice que la apertura de los centros escolares no ha cambiado la incidencia, donde la curva epidemiológica crecía, como en Madrid, ha seguido creciendo y donde bajaba tres cuartos de lo mismo.

Cataluña en alerta

Sin embargo, esta semana, pese a que en Cataluña tanto el riesgo de rebrote como la velocidad de contagio se ha disparado, en las escuelas, la tendencia se mantiene a la baja. El riesgo de rebrote (EPG) se ha situado en 234,1, diecinueve puntos más que ayer -más de 200 es riesgo muy alto-. Se han notificado 1.585 nuevos positivos en las últimas 24 horas y la velocidad de reproducción de la enfermedad (Rt) es de 1,21, es decir, cada infectado contagia a una media de más de una persona. Con estos datos, Ramentol ha avanzado que en una o dos semanas, los casos podrían aumentar. “Los datos de hoy, los veremos dentro de 15 días”, ha dicho. Pero si la curva epidemiológica en los colegios se mantiene será una prueba más de que las medidas en el ámbito escolar funcionan.

Las comarcas que tienen un mayor riesgo de rebrote (EPG) son la Cerdaña con un EPG de 716,5, la Segarra (683,2), el Priorat (651,8), el Baix Ebre (581,5), Osona (476,4), la Terra Alta (464,6), la Val d’Aran (453,6), el Berguedà (425,4), les Garrigues (392,1), el Gironès (362,6) y la Noguera (361,1), mientras que tres comarcas, la Alta Ribagorça, el Pallars Sobirà y el Pallars Jussà están en riesgo bajo -por debajo de 30-

La comarca del Barcelonès, la más densa y poblada de Cataluña, tiene un riesgo de rebrote de 283,4, un total de 29 puntos más que ayer, y una velocidad de transmisión del virus (Rt) de 1,33, cuando ayer era de 1,22, y ello pese a las medidas restrictivas anti-COVID aplicadas desde hace varias semanas en el área metropolitana de Barcelona.