Un total de 20 de los 61 detenidos en la macrooperación del Raval ingresan en prisión

Son miembros de las mafias paquistaní, rumana y nigeriana de la zona

Un total de 20 de los 61 detenidos en el marcroperativo contra la venta de droga en el Raval de Barcelona del miércoles pasado han ingresado en prisión después de pasar a disposición judicial, han explicado fuentes cercanas a la investigación.

Las detenciones se produjeron en el marco de un dispositivo de Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Urbana tras un año de investigación para desarticular “un consolidado entramado criminal dedicado al tráfico de drogas formado por tres ramas de nacionalidad rumana, pakistaní y nigeriana que se habían hecho con el control” de la distribución de droga en el barrio y algunos municipios del área metropolitana.

Se intervinieron seis kilos y medio de cocaína y heroína, dos kilos de anfetaminas, 350 plantas de marihuana, 71.000 euros en efectivo y 118 móviles, en unos 40 registros a pisos y locales comerciales.

Del total de las entradas, 37 se hicieron en Barcelona, la mayoría en el barrio del Raval, explicaron fuentes de los Mossos. Detallaron que el operativo se preparó a raíz de una investigación de la Policía Nacional sobre el narcotráfico, y a diferencia de otras ocasiones este cuerpo participa en el dispositivo más allá de sus competencias en materia de extranjería.

En los registros se incautaron más de seis kilos de droga y unos 60.000 euros en efectivo, tras lo que el jefe de la Brigada provincial de extranjería y fronteras de la Policía Nacional, Emilio de la Calle, celebró la “coordinación magnífica” entre los tres cuerpos policiales, y ha señalado que el operativo sigue en marcha, por lo que prevé aumentar la cifra de detenciones e incautaciones.

De la Calle también destacó que los pisos y locales registrados se usaban para almacenar y distribuir drogas, no para consumirlas, y en la misma línea el jefe de la Urbana en Ciutat Vella, Carlos Oliva, señaló que “ahora el fenómeno de los narcopisos está reducido a la mínima expresión aquí”, a pesar de que se mantienen tres pisos investigados en el barrio.

“Esto representa un punto de inflexión, se ha neutralizado gran parte” de las personas dedicadas a la venta de droga en la calle, añadió Oliva, que aseguró que después de estas detenciones mejorará la calidad de vida de los vecinos de la zona.

El jefe de Mossos en el distrito, Rafa Tello, valoró la operación, que se llama “Colisseu”, como “la más importante en salud pública en el distrito”, junto a otras dos que hicieron en 2018 (la operación Bacar) y en 2019 (a la que llamaron Suricata).