La tercera ola coge fuerza: Cataluña notifica 7.047 nuevos contagios y 87 fallecidos

Los contagiados durante las fiestas navideñas llegan a los hospitales, en las últimas horas ingresan 62 personas con coronavirus

Una pareja en Barcelona frente al mural 'El Mon Neix en Cada Besada' (The World Begins With Every Kiss), de Joan Fontcuberta. REUTERS/Nacho Doce/File Photo
Una pareja en Barcelona frente al mural 'El Mon Neix en Cada Besada' (The World Begins With Every Kiss), de Joan Fontcuberta. REUTERS/Nacho Doce/File PhotoNACHO DOCEREUTERS

Un año después de que China notificara la primera muerte por un nuevo virus, al que la comunidad científica bautizó con el nombre de SARS-CoV-2, los ciudadanos de Wuhan, donde se originó la pandemia, han recuperado casi su vida anterior a la llegada del nuevo coronavirus. Llevan mascarilla, se toma la temperatura para acceder a un restaurante, ir al colegio o al trabajo y necesitan PCR para entrar a la ciudad. Estuvieron 76 días confinados. Literalmente. Pero lograron doblegar al virus. Su último parte, habla de seis positivos. Cataluña, en cambio, se enfrenta a la tercera ola de la pandemia. Y lo hace con malas perspectivas. En el informe de hoy, el departamento de Salud ha notificado 7.047 nuevos casos. Aunque estos datos acusan el efecto del fin de semana -los sábados y los domingos las personas con síntomas son más reacias a acercarse a un Centro de Atención Primaria para hacerse un test-, el número de nuevos infectados supera el máximo que se logró durante la segunda ola. Y lo peor, según las predicciones del departamento de Salud, todavía no ha llegado. Los 7.047 nuevos contagios no es la única mala cifra del día. El portal DadesCovid ha notificado 86 fallecidos en las últimas 24 horas, que se suman a las 17.628 muertes por Covid-19 desde el inicio de la pandemia.

La presión hospitalaria también va a más. En las últimas horas han ingresado 62 personas más con coronavirus y ya hay 2.445 enfermos de Covid-19 en los hospitales catalanes, 477 en la UCI. Son los enfermos que se infectaron en las fiestas de Navidad. La consellera de Salud, Alba Vergés, admitió ayer que ya se están reprogramando intervenciones. Explicó que a partir de 400-450 pacientes en la UCI, algunos hospitales tienen que desprogramar actividad para poder atender a todos los enfermos; a partir de 500, todos los hospitales ven afectada su actividad, y a partir de los 650, algunas intervenciones urgentes pueden verse afectadas.

El informe elaborado por el grupo de biología computacional BIOCOMSC, en colaboración con la Agència de Qualitat i Avaluació Sanitàries (AQuAS) y el Sistema d’ÇInformació dels Serveis d’Atenció Primària (SISAP), que el departamento de Salud entregó ayer a los partidos políticos augura que el pico de la tercera ola llegará a finales de mes, cuando debe empezar la campaña electoral si el Govern no la retrasa. En el escenario más crítico pronostican entre 5.000 y 6.000 contagios diarios y 850 pacientes graves en la UCI, unos días después, la víspera de la cita electoral, el 14 de febrero. En el mejor de los escenarios, los número no son mucho mejores, estiman entre 3.000 y 4.000 contagios diarios y 610 pacientes graves en la UCI.

Un día después de que los indicadores mejoraran ligeramente, la curva epidémica se ha comportado como un balón cuando rebota. El riesgo de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la epidemia, ha subido 67 puntos, hasta 609, después de unos días de descenso continuado. Y la incidencia acumulada en los últimos 14 días, también sube cincuenta puntos hasta lo 523 casos por cada 100.000 habitantes.

Los únicos indicadores que no empeoran son la velocidad de transmisión, que se mantiene en 1,21, esto quiere decir que esta semana los casos aumentarán un 20%, y la positividad de las pruebas, que baja una décima y se sitúa en el 10,95%. La Organización Mundial de la Salud (OMS) da la pandemia por controlada cuando el tanto por ciento de las pruebas que dan positivo está por debajo del 5% y cuando el riesgo de rebrote está por debajo de cien.