Cocemfe defiende un nuevo modelo residencial con “escudo sanitario”

Denuncia que se ha licitado remodelación de residencias sin tener en cuenta la pandemia

Una interna en una residencia de mayores abraza a su hijo a través de un plástico habilitado para que los familiares se puedan dar su primer abrazo desde hace tres meses, debido al estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus.
Una interna en una residencia de mayores abraza a su hijo a través de un plástico habilitado para que los familiares se puedan dar su primer abrazo desde hace tres meses, debido al estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus.BIEL ALIÑOEFE

La Confederación de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunitat Valenciana, Cocemfe CV, junto a sus organizaciones, ha defendido la implantación de un nuevo modelo de residencias que incluya un “escudo sanitario” que garantice la protección de las personas residentes ante situaciones como la generada por la pandemia de COVID-19.

Según ha informado esta organización en un comunicado, sus responsables han mantenido diversos contactos con responsables de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas por considerar “fundamental y urgente” abordar un nuevo modelo de residencias que fomente la autonomía personal y la accesibilidad universal, y que genere espacios que actúen como un “escudo sanitario” de protección de las personas residentes ante situaciones como la actual.

Esta preocupación, recalca la entidad, “se justifica en que la licitación de la remodelación de la residencia de Carlet, la mayor de todo el territorio valenciano, ha sido publicada sin tener en cuenta las aportaciones realizadas por Cocemfe CV y sin realizar mención a las necesidades derivadas de la actual situación de pandemia”.

El presidente de Cocemfe CV, Juan Mondéjar, ha recordado que la situación vivida recientemente en las residencias ha sido muy grave: “La pandemia ha dejado patente la necesidad de actualizar el modelo residencial de atención a personas con discapacidad, que consideramos obsoleto, y la urgencia de garantizar la seguridad y unas condiciones dignas para las personas residentes, el colectivo más golpeado por la pandemia”, ha señalado.

Mondéjar ha manifestado su “sorpresa y preocupación por no haber obtenido un compromiso e implicación como la grave situación requiere” y ha puntualizado que la Conselleria aún está a tiempo de abordar este asunto y seguir la línea estratégica de fomentar la autonomía personal y rescatar personas, y abandonar así modelos estrictamente asistencialistas, con la aplicación de mejoras en las reformas y obra nueva en los centros y residencias.

Esta propuesta, que es un punto de partida y está abierta a introducir aportaciones, según las mismas fuentes, se basa en módulos habitacionales a modo de apartamentos con servicios comunitarios y otros de servicio y administración. Estos módulos pueden adaptarse a las necesidades para convertirse en espacios más parecidos a un hogar y lograr así una atención más centrada en la persona y una protección adecuada, con la inclusión de zonas limpias de servicio que puedan utilizarse para tomar la temperatura, realizar pruebas PCR o para la colocación de equipos de protección.

Cocemfe insiste en que “no se trata de medicalizar las residencias, sino de humanizarlas y adaptar espacios a nuevas necesidades”, y por este motivo ha desarrollado una propuesta de modelo arquitectónico inclusivo y escalable a cualquier tipología de centro, ya sea residencia de personas mayores, de discapacidad o infancia y adolescencia, que presentó en el mes de mayo a la Conselleria de Igualdad.