Los sindicatos piden que la vacunación a los escolares en la Comunidad Valenciana continúe durante las vacaciones

Reclaman la inoculación de la tercera dosis a los profesores y la revisión de los protocolos

El conseller de Educación, Vicent Marzà, se reúne con las federaciones deportivas valencianas para mejorar la implantación de las enseñanzas deportivas en FP
GVA
21/12/2021
El conseller de Educación, Vicent Marzà, se reúne con las federaciones deportivas valencianas para mejorar la implantación de las enseñanzas deportivas en FP GVA 21/12/2021 FOTO: GVA GVA

La celeridad con la que suben los contagios en la Comunitat Valenciana ha hecho saltar las alarmas también en los centros educativos y, por ello, los sindicatos reclaman celeridad en la vacunación, la revisión de los protocolos covid y que en el regreso tras las Navidades se tenga en cuenta la situación de la pandemia.

El STEPV ha solicitado a la Conselleria de Educación que se aprovechen las vacaciones escolares de Navidad para acabar de vacunar al alumnado que ha quedado pendiente en esta primera fase de vacunación en los centros escolares, con el fin de garantizar una vuelta segura a las aulas en enero.

La Conselleria de Sanidad decidió vacunar a los menores de 5 a 12 años en los centros educativos y la previsión es que antes de que comiencen las fiestas hayan recibido la primera pauta del suero los que tienen entre 11y 9 años. No obstante, hasta que no se retomen las clases no se seguirá con los más pequeños.

Además, el sindicato ha exigido que cuando se retomen las actividades lectivas todos los centros educativos dispongan del material anticovid necesario para continuar haciendo frente a la pandemia.

También ha pedido a la Conselleria que valore la situación de la evolución de la pandemia antes de la incorporación del alumnado a las escuelas después de Navidad y tome las medidas necesarias para que se evite un posible incremento de los contagios.

Tanto el STEPV como el FSIE ha instado al Gobierno valenciano a acelerar la vacunación con la tercera dosis del profesorado que así lo necesite cuanto antes, para que el retorno a la actividad lectiva sea lo más segura posible.

En este sentido, USO CV, ha insistido en que se preste atención a la protección de la salud del profesorado y personal de Administración y servicios (PAS) de los centros. Recuerdan que están vacunados con doble pauta de Astrazeneca, y que se ha de realizar cuanto antes una dosis de refuerzo, ya que se está más desprotegido frente a la covid. “Siendo un sector esencial, creemos prioritario que se tome alguna medida al respecto”.

Además, el sindicato de la concertada FSIE ha reclamado la “urgente revisión” de los protocolos sanitarios anticovid de los centros de atención especial y la inoculación de la tercera dosis a los profesionales de la educación y la atención a las personas con discapacidad.

Plantea estas demandas tras recopilar “numerosas preocupaciones de los diferentes centros de educación especial de la Comunitat Valenciana”, que insisten en que “los protocolos sanitarios actuales destinados a centros de infantil y primaria no se ajustan a nuestra realidad”.

Así, han señalado que los alumnos “no utilizan mascarillas y si lo hacen no son funcionales, porque están exentos de la obligatoriedad de su uso”. Remarca que a esta circunstancia se añade que “las características” de ese alumnado “impiden guardar las medidas higiénicas establecidas en los protocolos”, por lo que “se hace necesario hacer un protocolo que proteja a estos alumnos y a los profesionales”.

Además, en los grupos de convivencia estable, a diferencia de los centros ordinarios, el número de profesionales que intervienen en el aula con el alumnado es mucho más elevado.

De esta manera, en el caso de que se notifique un caso positivo en el aula, la totalidad de profesionales que intervienen en ese grupo de convivencia estable mantiene un contacto estrecho y las bajas son muy notables, lo que “deja a estos centros en una situación de vulnerabilidad y riesgo de desatención muy elevando”.

Para FSIE, las indicaciones de Salud Pública “son ambiguas e incluso contradictorias, ya que cuando un profesional es contacto estrecho, a algunos les dan la baja, otros nada y a otros les comunican que no tengan contacto con alumnos, ni se mezclen con otros grupos mientras estén a la espera de una PCR”. Sin embargo, recuerdan que para un centro de estas características, cuyos recursos humanos son muy limitados, esto es absolutamente inviable”.

FSIE ha asegurado que esta situación “se podría solventar si los alumnos guardaran cuarentena, al menos, hasta conocer el resultado de las pruebas, ya que no existen medidas de prevención suficientes para evitar la transmisión”.

Por otro lado, el sindicato ha solicitado que se flexibilicen los requerimientos de titulación para que más profesionales puedan impartir audición y lenguaje.

Este curso, añade, además de retrasarse la dotación económica de horas de atención a los alumnos con necesidades especiales, existe el problema añadido porque los centros tienen que contratar profesionales de audición y lenguaje para cubrir el servicio que anteriormente ofrecían los SPE.