“¡La obscenidad está en tus ojos!”: así ha vivido el Museo de Orsay la ira feminista

El colectivo radical Femen ha protestado a raíz de la prohibición del acceso la semana pasada a una mujer por vestir un escote “demasiado pronunciado”

El pasado jueves, el Museo de Orsay de París era protagonista de un desafortunado incidente: los funcionarios del espacio no dejaron entrar a Jeanne, una joven estudiante de Literatura, por vestir un escote “demasiado pronunciado”. Contaba a través de Twitter que, antes incluso de mostrar su entrada del museo, sus pechos ya eran motivo de controversia: “En ese momento ignoro que es mi escote lo que ha generado todo el drama”, y es entonces cuando “pregunto que qué está pasando”. “Nadie me responde, pero solo me miran fijamente los pechos, me siento incomodísima”, denunció, hasta que finalmente “todos miran abiertamente mis pechos, señalados al final con un ‘esto’”.

Poco tiempo tardó en hacerse viral dicha historia, causando tal rechazo por la gran mayoría de seguidores que el museo se disculpó a través de Twitter: “lamentamos profundamente” lo sucedido, escribieron. Sin embargo, el problema no es que esta situación sucediera en dicha institución, sino que, simplemente, sucediera, y esto ha desatado una serie de protestas encabezadas por el movimiento feminista radical.

View this post on Instagram

#femen #museedorsay

A post shared by Alexandra (@alex.miranda.larrahona) on

Ayer, la nave central de las esculturas del Orsay fue tomado por un grupo de activistas de Femen, un controvertido grupo contestatario de feminismo radical con sede central en Kiev. En los vídeos que circulan por las redes sociales, se ve a una veintena de mujeres, en topless y con mascarilla, gritando “¡la obscenidad está en tus ojos!", o “¡esto no es obsceno!".

View this post on Instagram

#cecinestpasobscene #femen #museedorsay

A post shared by Alexandra (@alex.miranda.larrahona) on