Woody Allen: “El festival ideal es sin películas comerciales”

El autor presenta desde su apartamento de Nueva York su nueva película, “Rifkin’s Festival”, enfocada en la muestra de cine de San Sebastián

Tocaba inaugurar el Festival de San Sebastián y quién mejor que Woody Allen y su última película, “Rifkin’s Festival”, para hacerlo. Ha sido imposible contar con su presencia en vivo por cuestiones pandémicas, pero sí se ha logrado conectar con su apartamento de Nueva York a través de la pantalla. Así, el cineasta rápidamente ha asegurado que le “rompe el corazón” el no estar esta noche en la capital guipuzcoana, a la vez que lamentaba que “esta horrible pandemia lo ha estropeado todo”.

De esta forma, Allen ha participado en la rueda de Prensa de presentación de la película de forma telemática y del mismo modo que el protagonista del filme, Wallace Shawn. Mientras, las actrices Gina Gershon y Elena Anaya sí han podido comparecer en San Sebastián. Durante su intervención, ha expresado que le “encantó vivir aquí unos meses, la gente, la comida, fue una gran experiencia”. El cineasta ha asegurado que San Sebastián es una ciudad “hermosa y encantadora” y que al recordar su festival cuando preparó su nuevo proyecto, centrado precisamente en la muestra de cine donostiarra, “surgió todo”. En esa misma línea, ha señalado que ha sido “muy fácil” poder escribir el guion de la película ya que tiene “una experiencia de años rodando” y “muchas anécdotas” sobre los festivales de cine.

Preguntado por la industria cinematográfica española, el director estadounidense ha continuado con los elogios, al tiempo que ha señalado que ha visto “bastante cine español” y que Pedro Almodóvar forma parte de su inspiración. A su juicio, hay actrices y actores españoles “fabulosos” y su cinematografía es “de las que más destino al cine europeo”. Y en relación a los “maestros” del cine europeo, a los que homenajea en la cinta presentada, ha señalado que tuvieron “gran influencia” en el cine americano y sus películas “siguen siendo clásicos”, pero ha considerado que “no hay razón para pensar que no llegarán nuevos cineastas”

Siempre hay artistas que merecen la pena. El cine comercial siempre ha dominado y, aunque a los cines no les salga rentable programar esas cintas de bajo presupuesto, los creadores que tienen valor surgirán con sus películas. No encuentro la razón por la que decir que hoy no tenemos cineastas de autor. Los clásicos del pasado fueron una gran influencia, como las grandes obras de la literatura. Pero de verdad creo que hay una generación de autores que serían colegas de los del pasado”, argumentaba.

Así, ha querido hablar de su “festival ideal”, uno en el que “las películas no sean las típicas comerciales y al que la gente acudiría a descubrir películas inspiradoras, innovadoras e imaginativas y donde los cineastas originales tengan la oportunidad de mostrarlas a todo el mundo”, apuntaba desde su apartamento de Nueva York.

Por su parte, Anaya, preguntada por la Prensa, se ha referido a la situación actual de la cultura como “horrible” y ha afirmado que “el corazón del cine español se encuentra muy enfermo”. “El cine es un lugar seguro en el que se invita a soñar despierto. Os pido que todos volváis al cine”, ha señalado. La actriz, respecto a su labor en esta película, ha resaltado que trabajar con Woody Allen ha sido “un regalo de la vida”, así como con el director de fotografía Vittorio Storaro y el resto del equipo. “Fue un sueño hecho realidad. Ha sido muy bonito y me siento afortunada y feliz”, ha expresado.

La otra figura femenina de “Rifkin’s Festival”, Gershon, ha querido echar la vista atrás, a su primera visita a la capital donostiarra: “Solo fue una noche y fue horrible. Acababa de romper con mi pareja. Pero recordaba su cielo tan hermoso y rodar aquí fue un sueño”, ha subrayado. De este modo, ha relatado que, como Woody Allen “sabe lo que quiere”, los días de trabajo “no son demasiado largos” (en contra de la postura de Anaya, que defendía que terminaba agotada), lo que le permitía “nadar en la playa” antes de rodar y salir a cenar al terminar la jornada".