Los delirios de Van Gogh por abstinencia tras cortarse la oreja

A partir del análisis de 900 cartas del pintor, un estudio explica que experimentó “alucinaciones insoportables” cuando ingresó en el hospital

Autorretrato de Van GoghImane RachidiEFE

Fue un genio y un gran artista, pero vivió y murió entre la locura y la desdicha. Todos conocemos el episodio en el que el pintor se cortó la oreja izquierda, muriendo en 1890 y a los 37 años tras dispararse en el pecho con un revólver. Ante esto, tanto la obra como los desequilibrios en la vida del artista holandés han sido objeto de estudio, de tal manera que ayer académicos de la Universidad de Groninga realizaron un nuevo descubrimiento en referencia a su vida.

Tras cortarse la oreja, el pintor tuvo que ingresar en el hospital, donde desarrolló varios episodios de psicosis por síndrome de abstinencia, ya que se vio obligado de manera abrupta a dejar de beber alcohol, según los investigadores. Explican que el maestro habría experimentado en dos ocasiones lo que se conoce como “delirio tembloroso”, que acabó con él en un psiquiátrico en el sur de Francia, alejado de los pinceles y de todo aquel que pudiera asustarse ante su oreja mutilada.

El estudio ha analizado las numerosas cartas -alrededor de 900- que el artista envió y recibió entre diciembre de 1888 y mayo de 1889, así que durante su posterior traslado al asilo de Saint-Rémy-de-Provence. De esta forma, los académicos creen que Van Gogh, gran bebedor de absenta, sufrió delirios por abstinencia de alcohol en dos ocasiones.

En las cartas que escribió de su puño y letra, el artista holandés mencionó que en varias ocasiones había sufrido síntomas que coinciden con el trastorno bipolar, así como con un posible trastorno límite de la personalidad (TLP). Esto, para más sufrimiento, se vio agravado ante su adicción al alcohol y su mala alimentación.

Un episodio clave de estas cartas es sobre una discusión con Paul Gauguin, con quien Van Gogh discutió y fue la ira consecuente la que le llevó a cortarse la oreja. Dos días después, la policía encontró al artista desangrándose en su casa y le llevaron de urgencias al hospital. Entonces, el autor de “La noche estrellada” escribió que experimentó “alucinaciones insoportables”.

“Mis pensamientos navegaron por muchos mares. Incluso soñé con el barco fantasma holandés -una navegación que según el mito está condenado a surcar los mares para siempre- y el Horla -una historia de terror contemporánea-, y parece que entonces canté”, escribió el artista.

Destaca la Universidad que se trata de la primera investigación psiquiátrica extensa que se ha hecho sobre Van Gogh, una figura tan célebre por su pintura como misteriosa en lo que respecta a su vida. Willem Nolen, profesor que ha liderado la investigación, asegura en un comunicado que nadie puede afirmar “con certeza absoluta” los trastornos que padeció, pero sí subraya que las conclusiones de dicho estudio son “muy probables” en general.