Aronofsky en la casa de los horrores

La cinta, recibida con una clara división de opiniones, resulta en sus excesos un soplo de aire fresco entre tanta corrección política.