Actualidad

Arqueólogos israelíes confirman la existencia del reino bíblico de Edom

Concluyen que en el desierto de Aravá (Jordania), hace tres mil años vivía un poderoso reino como relata el libro de Génesis, en contra de lo que se creía hasta ahora.

Concluyen que en el desierto de Aravá (Jordania), hace tres mil años vivía un poderoso reino como relata el libro de Génesis, en contra de lo que se creía hasta ahora.

Publicidad

Nuevos restos arqueológicos fueron hallados en el desierto de Arava, entre Israel y Jordania, y han sido atribuidos al reino bíblico de Edom, que floreció durante los siglos XII y XI antes de Cristo.

En el Génesis 36:31 se describe un reino edomita anterior al siglo X a. C.: "... los reyes que reinaron en Edom antes de que cualquier rey israelita reinara". Pero el registro arqueológico ha llevado a interpretaciones contradictorias de este texto.

Un nuevo estudio de especímenes encontrados en sitios de producción de cobre en Arava, dirigido por Erez Ben-Yosef del Departamento de Arqueología y Culturas del Cercano Oriente Antiguo de TAU (Universidad de Tel Aviv), y Tom Levy de la Universidad de California en San Diego, revela la historia no contada de una sociedad próspera liderada por una "red de alta tecnología"de cobre.

El cobre, utilizado en la antigüedad para producir herramientas y armas, era el recurso más valioso en el antiguo Cercano Oriente. La producción de cobre es un proceso complejo, que requiere diferentes etapas y niveles de experiencia.

Publicidad

El equipo del profesor Ben-Yosef analizó cientos de hallazgos de antiguas minas de cobre en Jordania (Faynan) e Israel (Timna) para reconstruir la evolución y el refinamiento de la industria manufacturera de cobre a lo largo de 500 años, abarcando el comienzo del primer milenio antes de Cristo (1300- 800 aC). Identificaron cambios dramáticos en la escoria de cobre descubierta en los sitios de Arava.

"Utilizando la evolución tecnológica como un proxy de los procesos sociales, pudimos identificar y caracterizar el surgimiento del reino bíblico de Edom", explica el profesor Ben-Yosef en un comunicado. "Nuestros resultados demuestran que sucedió antes de lo que se pensaba anteriormente y de acuerdo con la descripción bíblica".

Publicidad

Los análisis de Ben-Yosef sobre la escoria de cobre, el desperdicio de la extracción de cobre por fundición, muestran una clara caída estadística en la cantidad de cobre en la escoria a lo largo del tiempo, lo que indica que la producción se ha racionalizado por expertos para la eficiencia. Los investigadores atribuyen esta mejora repentina a una de las invasiones egipcias más famosas de Tierra Santa: la campaña militar del faraón Shoshenq I (el "Shishak"bíblico), que saqueó Jerusalén en el siglo X a. C.

La nueva investigación indica que la intervención de Egipto en la tierra de Edom no estuvo acompañada de destrucción. En cambio, desencadenó un "salto tecnológico"que incluyó una producción y comercio de cobre más eficientes.

"Demostramos una repentina estandarización de la escoria en la segunda mitad del siglo X aC, desde los sitios de Faynan en Jordania hasta los sitios de Timna en Israel, un área extensa de unos 2.000 kilómetros cuadrados, que ocurrió justo cuando los egipcios entraron en la región ", dice el profesor Ben-Yosef. "La eficiencia de la industria del cobre en la región estaba aumentando. Los edomitas desarrollaron protocolos de trabajo precisos que les permitieron producir una gran cantidad de cobre con un mínimo de energía".

Pero Egipto en este momento era un poder débil, según el profesor Ben-Yosef. Si bien su influencia en la región es clara, probablemente no controlaba la industria del cobre, que seguía siendo una empresa local de Edomita.

"Como consumidor de cobre importado, Egipto tenía un interés personal en racionalizar la industria. Parece que, a través de sus lazos a larga distancia, fueron un catalizador de innovaciones tecnológicas en toda la región. Por ejemplo, el camello apareció por primera vez en la región inmediatamente después de la llegada de Shoshenq I ", dice el profesor Ben-Yosef.

"Nuestros nuevos hallazgos contradicen la opinión de muchos arqueólogos de que el Arava estaba poblado por una alianza suelta de tribus, y son consistentes con la historia bíblica de que aquí había un reino edomita", concluye el profesor Ben-Yosef. "Una floreciente industria del cobre en Arava solo puede atribuirse a una política centralizada y jerárquica, y esto podría ajustarse a la descripción bíblica del reino edomita".

Publicidad