El Conde Duque que no pintó Velázquez

Sir John Elliott dona a El Prado, con derecho de usufructo, un retrato de busto del personaje realizado por el taller del artista sevillano

Retrato de busto que representa al Conde duque de Olivares
Retrato de busto que representa al Conde duque de Olivares

Sir John Elliott dona a El Prado, con derecho de usufructo, un retrato de busto del personaje realizado por el taller del artista sevillano

Desde que la semana pasada se dio el pistoletazo de salida a la puesta en marcha y acondicionamiento del Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro, con la firma de su cesión al Museo de El Prado, la pinacoteca aprovecha cada minuto de su tiempo. Ayer, tras la reunión plenaria del patronato se daba luz verde a la convocatoria antes de final de año de un concurso internacional cuyo objeto será la selección del equipo redactor del proyecto de rehabilitación y adecuación museística del Salón de Reinos. Yse supo que el concurso constará de dos partes. A la primera, que es de libre concurrencia, se podrán presentar todas las personas físicas y jurídicas, españolas y extranjeras, con plena capacidad de obras que acrediten los requisitos que se indicarán en las bases del concurso. Entre ellos, según reza la nota emitida por la pinacoteca, se seleccionará a los seis finalistas que hayan obtenido una mayor puntuación según los criterios de preselección fijados y serán invitados a participar en la siguiente fase, de la que saldrá el ganador del concurso.

En la misma sesión se anunció que El Prado había aceptado la «donación con derecho a usufructo» realizada por Sir John Elliott, patrono de honor de la institución desde 2015, de un retrato de busto del Conde Duque de Olivares, obra del taller de Velázquez y que forma parte de un grupo más amplio de seis pinturas que derivan de un mismo original que se ha identificado con el ejemplar del Museo del Hermitage. De todas las conocidas es la pintura que ahora dona el hispanista la que posee mayor calidad y una escritura pictórica más espontánea.

El pasado jueves, día de la firma del convenio de cesión, el director de El Prado, Miguel Zugaza, no pudo concretar la fecha en la que podrían estar listas las obras de acondicionamiento, pero en la cabeza de los presentes y en el horizonte el año 2019, en que se cumple el bicentenario de la institución, está ahí. Se trata de uno de los personajes que ha fascinado al erudito y sobre el que publicó un exhaustivo estudio. Cuando viajó a España en 1950 y visitó la pinacoteca se paró en seco delante del lienzo de Velázquez y decidió conocer a fondo a ese personaje que se le antojaba lleno de misterio (se doctoró dos años después con una tesis sobre él). Otra de las incógnitas que quedan por despejar es el contenido que tendrá el Salón de Reinos. John Elliott, al igual que el también hispanista Jonathan Brown, se mostraba favorable a que albergara los grandes cuadros ecuestres de Velázquez, por ejemplo, así como algunos de los lienzos de batalla, de Maíno o los de Zurbarán