Invierta en arte a cambio de nada: ganará mucho

La Fundación Arte y Mecenazgo reflexiona sobre el papel de la filantropía y cómo trasladar este hábito a España

El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de pinturas en Bruselas, David Teniers, Museo Nacional del Prado
El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de pinturas en Bruselas, David Teniers, Museo Nacional del Prado

La Fundación Arte y Mecenazgo reflexiona sobre el papel de la filantropía y cómo trasladar este hábito a España

Hay un buen número de cosas que debemos a la ética protestante: las sociedades anónimas, una mayor tasa de suicidio (si hacemos caso a Durkheim) y la filantropía. Todo ello exagerando, claro, pero sin dejar pasar por alto que la filantropía y el mecenazgo son un fenómeno netamente capitalista y fundamentalmente anglosajón.

Desde la Fundación Arte y Mecenazgo llevan años (prácticamente cinco desde su instauración) tratando de inocular el virus benéfico de la donación y la protección privada a las artes en un país claramente refractario a ello como España. Para la doctora en Filosofía Victoria Camps, uno de los malentendidos estriba en que "tenemos una tendencia a confundir altruismo con lo gratuito". Y no es así: el mecenazgo también da réditos, aunque sea en la esfera del orgullo social, el reconocimiento y la imagen. "La pregunta es: ¿qué tipo de premio esperamos conseguir?", señala el filósofo y pedagogo José Antonio Marina. La directora de la Fundación Arte y Mecenazgo, Mercedes Basso, ejemplificó en el caso de Plácido Arango, quien el pasado mes de julio donó 25 obras maestras al Prado, sólo por el “orgullo de que su colección fuera digna de figurar en esta pinacoteca; ése es el retorno emocional del mecenazgo”.

Este sistema de "premio invisible"ha sido muy estimados en Inglaterra y Estados Unidos desde el siglo XVIII, mientras que en los países mediterráneos nunca ha dado frutos. Los mecenas privados se cuentan con los dedos de las manos mientras que el patrocinio público-privado funciona cabalmente bien. Pero, eso sí, "hay una gran diferencia entre ambos", señala Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación "La Caixa", "el patrocinio espera contraprestación directa para el márketing y la imagen de una empresa".

Desde Arte y Mecenazgo han sacado a la luz un nuevo boletín, titulado "Los cauces de la generosidad. Ensayos histórico-críticos sobre los fundamentos del mecenazgo"en el que, además de los ya citados Camps y Marina, participan el historiador del arte Francisco Calvo Serraller y el filósofo José Luis Pardo. Todos ellos charlaron hoy sobre este asunto durante la presentación del volumen en CaixaForum Madrid y valoraron la Ley de Mecenazgo impulsada en la última legislatura. A este respecto, Calvo Serraller consideró que la norma ha generado "expectativas frustradas", mientras que Mercedes Basso lamentó que la medida "se haya centrado en la fiscalidad".

"Una Ley de este tipo se debe preguntar primero de qué manera se impulsan hábitos que no exisen aquí", insistió Camps. A este respecto, Marina consideró que la sociedad tiene el deber de abrir el debate sobre la educación del arte ("La sociedad no sabe qué es lo que hay que transmitir", aseveró), al tiempo en que debería "transmitirse a los niños la virtud de la generosidad, la única junto a la valentía que ha sido valorada por todas las sociedades".