Soledad Lorenzo expone el resultado de 25 años en la elite del galerismo

Soledad Lorenzo, una de las galeristas más importantes del panorama nacional del último cuarto de siglo, expone desde hoy en Santander parte de la colección privada que ha reunido gracias a la "estrecha relación"que ha mantenido con artistas como Barceló, Tàpies, Badiola, Uslé o Pérez Villalta.

Soledad Lorenzo, una de las galeristas más importantes del panorama nacional del último cuarto de siglo, expone desde hoy en Santander parte de la colección privada que ha reunido gracias a la "estrecha relación"que ha mantenido con artistas como Barceló, Tàpies, Badiola, Uslé o Pérez Villalta.

Aunque en la rueda de prensa de presentación Lorenzo ha insistido en varias ocasiones en que ella es galerista y no coleccionista, la realidad es que la muestra ofrece la posibilidad de contemplar parte de su colección privada, con 36 obras de algunos de los artistas más reconocidos de los últimos 30 años.

En esta exposición, que ocupará las dos plantas del Museos de Arte Contemporáneo de Santander (MAS) hasta noviembre, cuando se traslade a Valencia, se exponen esculturas y cuadros en distintos formatos de prestigiosos creadores nacionales e internacionales, como Julian Schnabel, Adriana Verejäo o Phillipp Frölich.

"Nunca he tenido espíritu de ser coleccionista. Mi papel era crear coleccionismo", ha subrayado la exgalerista, quien ha estado acompañada en la presentación por el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, el responsable del Centro de Arte del Carmen de Valencia, Felipe Garín, y el comisario de la muestra, Salvador Carretero.

Soledad Lorenzo (Santander, 1937), quien mantuvo abierta una galería con su nombre en Madrid entre 1986 y 2012, ha reconocido que ser protagonista de una exposición de arte representa un papel "extraño"para una persona que durante un cuarto de siglo se ha dedicado a organizar muestras de los creadores a los que ha representado.

Ha defendido el papel de los galeristas, a veces "malentendido"al convertirse en "demasiado protagonistas", pero que considera que ha permitido trasladar el arte contemporáneo a todas las esferas de la sociedad.

"Soy un puente entre el artista y la sociedad sin un papel protagonista", ha asegurado Lorenzo, quien, aunque ha reconocido que no recuerda al primer artista que representó, ha destacado la "estrecha relación"que ha mantenido con todos los que han pasado por su galería.

La galerista ha reiterado que el papel de su profesión es "estar cerca"del creador para que "viva de su trabajo"y ha rechazado que las artes plásticas puedan desaparecer, al tratarse de una "necesidad"humana.

Ha recordado que la primera expresión del hombre fue la pintura en las cuevas rupestres y ha opinado que, si eso llegara a ocurrir, "se acabaría la inteligencia y la curiosidad", porque, según ha subrayado, el arte responde a una "capacidad intelectual"y a los cinco sentidos del ser humano.

"Pensé que la única forma de ayudar al arte era ser galerista", ha resumido Lorenzo para explicar la razón por la que eligió una profesión que ha abandonado hace poco más de medio año, cuando decidió cerrar la galería que regentó durante un cuarto de siglo en Madrid.

La exposición, que se inaugurará hoy oficialmente a las 20.00 horas, es fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento de Santander y la Generalitat Valenciana, y se trasladará en parte en noviembre al Centro de Arte del Carmen de la capital de esa comunidad.

El comisario de la muestra santanderina, Salvador Carretero, ha destacado que la exposición "tiene mucho"de la "elegancia"de Soledad Lorenzo, mientras que el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, se ha referido a la galerista como un "referente"en el mundo cultural español.

De la Serna ha destacado el "vínculo afectivo que a mantenido siempre"con Santander a pesar de residir en la localidad cercana de Torrelavega y ha subrayado que la exposición es un "reconocimiento"a una mujer con una trayectoria "impecable"dentro del mundo de la creación artística.

Por su parte, el responsable del Centro de Arte del Carmen de Valencia, Felipe Garín, ha incidido en que la muestra es un "reconocimiento"a las galerías que han mantenido la presencia "viva"del arte contemporáneo en unos momentos "difíciles"ante la "ausencia"de las administraciones públicas en esa labor.