Elena Anaya: «Elijo los proyectos con el corazón más que con la cabeza»

La actriz Elena Anaya ha asegurado hoy en Zaragoza que elige los proyectos cinematográficos en los que participa "con el corazón"más que con la cabeza y que tiene "la gran suerte"de volver a trabajar con alguien que empieza y que le ha enseñado mucho.

La actriz Elena Anaya ha asegurado hoy en Zaragoza que elige los proyectos cinematográficos en los que participa "con el corazón"más que con la cabeza y que tiene "la gran suerte"de volver a trabajar con alguien que empieza y que le ha enseñado mucho.

De este modo se ha referido a su última película, "Todos están muertos", el primer largometraje de Beatriz Sanchís, durante su participación en el ciclo "La buena estrella"organizado por la Universidad aragonesa.

La actriz ha reconocido que le gustan los proyectos arriesgados y trabajar con directores noveles, que han demostrado que tienen "perseverancia y valentía".

Aunque también ha tenido la oportunidad de hacerlo con grandes realizadores de gran trayectoria con los que también ha aprendido y lo importante es "sentir el flechazo"con un guión que merece la pena.

A este respecto, ha incidido en que vive "al día"y que lo que le gusta es disfrutar ayudando a los directores a contar sus historias y que elige los proyectos "con el corazón más que con la cabeza".

Sobre "Todos están muertos"ha asegurado que es una de las películas "más bonitas y especiales"que ha hecho hasta el momento y que el guión tiene un enfoque "vital y optimista".

Próximamente viajará a Santiago de Chile para rodar durante tres semanas "La memoria del agua", bajo las órdenes de Matías Bize, y entre sus deseos se encuentra hacer teatro, "una escuela para seguir aprendiendo cada noche"y para lo que tiene "un par de proyectos"para el próximo año.

Beatriz Sachís, que ha dirigido con anterioridad los cortometrajes "Mi otra mitad"y "La Clase", ha indicado en un encuentro con los medios, que el salto del corto al largometraje ha sido una experiencia "absolutamente positiva"pese a que es "duro y difícil"hacer cine en la actualidad en España.

"He aprendido que hay que creer mucho y ser muy optimista", ha asegurado Sanchís, quien considera que el hecho de que una película española arrastre a los cines a gran número de espectadores produce "un pequeño efecto ola"que es "efímero".

La directora ha resaltado que tenía interés en recuperar los años ochenta de la "movida madrileña"en su película porque fueron "libres creativamente y frescos"y reflejan el espíritu y mentalidad de que todo era posible, algo que, a su juicio, se ha perdido.

Ha destacado que ha sido "bastante sencillo"hacer esta película porque ha trabajado con su equipo de siempre y ha añadido que fue más difícil escribir el guión y que lo hizo pensando en que sería Elena Anaya quien lo protagonizaría.